Club de las Chicas con Agallas hace ciencia en Galápagos

señaló que ellas han aprendido muchísimo en el club. Les ha permitido conocer más de la fauna y las especies marinas. Han prendido a querer la isla, tener confianza cuando están en el mar. Esto m...

señaló que ellas han aprendido muchísimo en el club. Les ha permitido conocer más de la fauna y las especies marinas. Han prendido a querer la isla, tener confianza cuando están en el mar. Esto me llena mucho de emoción, las veo libres y seguras.

Amy Rojas, de 12 años, también es parte del club y dijo a la AP que antes quería que me regalen muñecas y juguetes por navidad, pero el año pasado pedí un microscopio. Puedo ver cosas y una vez vi las alas de una polilla y otras cosas que yo quiero. Su pequeño aparato negro está sobre una mesa de plástico en su habitación, junto a libros de ciencia.

Diana Pazmiño, la fundadora del club y oriunda de Galápagos, cuenta que ella se interesó en las ciencias marinas a partir de la experiencias y los recuerdos de cuando su padre la llevaba a hacer esnórquel en entradas de mar en la isla Isabela, la más grande del archipiélago.

Sofía, la hermana mayor de Grace, expresó que por primera vez en su vida entró a una laboratorio científico y vio a través de un microscopio. Había partículas que los ojos no ven, era como otro mundo. También relató que cuando vio por primera vez un tiburón "me dio desesperación, pero como Diana me enseñó, me quedé tranquila, sin hacer movimientos bruscos para no molestarlo.

A una nueva convocatoria para integrar las Chicas con Agallas se presentaron otras 10 postulantes. Dentro de poco serán un total de 20, lo que demandará de nuevos voluntarios, a menudo estudiantes del campus, para cuidar a las menores, sobre todo cuando salen a la parte alta de la isla, a las playas o al mar.

Doménica Guerrero, estudiante en el campus, es voluntaria para cuidar a las Chicas con Agallas y aseveró que trabajar para las niñas le ha recordado que en la ciencia nunca se debe dejar de ser curiosa. Es algo que olvidamos a medida que crecemos y ellas me han recordado que hay que ser muy curioso en la ciencia y nunca dejar de preguntar".