Michigan: 6 años de cárcel a hombre implicado en complot

Un hombre molesto con las restricciones que el estado de Michigan había impuesto por el coronavirus fue sentenciado el miércoles a poco más de seis años de cárcel por planar el secuestro de la go...

Un hombre molesto con las restricciones que el estado de Michigan había impuesto por el coronavirus fue sentenciado el miércoles a poco más de seis años de cárcel por planar el secuestro de la gobernadora Gretchen Whitmer, un giro que refleja su decisión de colaborar con las autoridades para consolidar los procesos contra los otros implicados.

Ty Garbyn admitió su papel en la presunta conjura semanas después de su arresto el año pasado. Es uno de seis hombres acusados ante una corte federal, pero el único que se ha declarado culpable hasta ahora. Fue una victoria para los fiscales que intentan demostrar la participación del resto en la confabulación.

Garbin ofreció sus disculpas a Whitmer, que no estuvo en la corte, y a su familia.

No puedo siquiera imaginar la tensión y temor que su familia sintió debido a mis acciones. Y por eso de verdad lo lamento, declaró el mecánico de aviación de 25 años de edad.

En su acuerdo con la fiscalía, Garbin señaló que los seis hombres entrenaron en su propiedad cerca de Luther, Michigan, donde construyeron un pequeño polígono de tiro que se asemejara a la casa vacacional de Whitmer y la tomaban por asalto con armas de fuego.

El gobierno solicitó al juez federal Robert Jonker que tomara en cuenta la colaboración de Garbin con los investigadores para reforzar los casos contra los demás acusados.

Los fiscales habían recomendado una sentencia de 9 años de cárcel. Pero Jonker impuso 6 años y 3 meses, señalando que estaba convencido de que Garbin era un excelente prospecto para no meterse en problemas cuando salga de prisión.

El abogado defensor Gary Springstead dijo al juez que Garbin va a ser testigo estelar contra los demás. Garbin puede decir qué pasaba en su mente en ese entonces, que esto no se trataba de una confabulación fantasiosa. Era real. Y puede decir al gobierno por qué cree que los demás tenían las mismas intenciones que él e indicarles dónde buscar.