OPS impulsa transferencia de tecnología de vacunas a Latam

La Organización Panamericana de la Salud anunció el miércoles que trabaja en la transferencia de tecnología de las vacunas mRNA contra el coronavirus a Latinoamérica para que varios países pueda...

La Organización Panamericana de la Salud anunció el miércoles que trabaja en la transferencia de tecnología de las vacunas mRNA contra el coronavirus a Latinoamérica para que varios países puedan asociarse y fabricar juntos dosis que protejan a millones de personas en la región, reduciendo así la dependencia de suministros desde el exterior.

Hasta ahora unas 30 empresas e instituciones públicas y privadas de toda la región han expresado su interés en participar en la iniciativa.

Estamos en el proceso de identificar las propuestas más promisorias, establecer un proceso de cooperación que pueda aprovechar las capacidades existentes en diferentes países y asegurar que la producción beneficie a todos los países de América Latina y el Caribe, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne.

La funcionaria reveló la iniciativa en una rueda de prensa virtual de la organización realizada desde su sede en Washington, en momentos en que la región continúa siendo el epicentro de la pandemia de coronavirus con más de 1,5 millones de casos y 20.000 muertes reportados en la última semana.

Aunque tres países de las Américas -Estados Unidos, México y Brasil- reportan la mayor cantidad de casos, el virus continúa presente en toda la región.

La tecnología mRNA, conocida también como ARNm en español, es la utilizada en la fabricación de las vacunas Pfizer y Moderna. Se trata de un nuevo tipo de vacuna que protege contra enfermedades infecciosas enseñándole a las células a producir una proteína, o una porción de una proteína, desencadenando una respuesta del sistema inmunitario del organismo, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su nombre en inglés).

Aunque siete de los 20 países con las tasas de mortalidad de COVID-19 más altas del mundo están en Latinoamérica, sólo el 23% de la población de la región ha completado su vacunación. En algunos países incluso el porcentaje de vacunados es mucho más bajo como en Guatemala, con un 3%.

Desde el comienzo de la pandemia la OPS ha trabajado con los países ayudándolos a conseguir vacunas, pero uno de los obstáculos ha sido la falta de disponibilidad.

Gran parte de los países desarrollados han comprado la mayoría de las dosis, obstaculizando el acceso de las naciones de medianos y bajos ingresos.