AP EXPLICA: ¿Por qué señalan a expresidentes salvadoreños?

Cuatro expresidentes salvadoreños que han gobernado el país en los últimos 30 años enfrentan graves líos con la justicia. Uno murió en arresto domiciliar, otro está en la cárcel purgando una c...

Cuatro expresidentes salvadoreños que han gobernado el país en los últimos 30 años enfrentan graves líos con la justicia. Uno murió en arresto domiciliar, otro está en la cárcel purgando una condena de diez años y dos más huyeron del país y se refugiaron en Nicaragua. Aquí un breve vistazo a su situación:

FRANCISCO FLORES (1999-2004)

El expresidente Francisco Flores, que llegó al poder postulado por el derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), se convirtió en el primer mandatario salvadoreño procesado por los delitos cometido cuando ejerció el cargo.

Flores, el tercer presidente salvadoreño del partido Arena, murió el 30 de enero de 2016 cuando estaba bajo arresto domiciliario a la espera de acudir a la vista publica para ser juzgado por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado y desobediencia a particulares.

Un tribunal de instrucción que investigó el desvío de 15 millones de dólares donados por Taiwán determinó durante las investigaciones contra Flores que diez millones de éstos fueron a parar a cuentas del partido Arena y el resto quedó en manos del fallecido mandatario.

TONY SACA (2004-2009)

Tony Saca, un popular locutor deportivo que luego se convirtió en un próspero empresario radial, tuvo una fulgurante carrera política en el partido Arena, hasta llegar a ganar las elecciones presidenciales con una votación arrolladora.

En un hecho histórico, en septiembre de 2018, un tribunal de justicia de El Salvador condenó al expresidente Saca a diez años de prisión luego de ser procesado por desviar más de 300 millones de dólares de las arcas del Estado para favorecer a sus empresas y terceros.

Saca, de 56 años, guarda prisión en el penal La Esperanza, en la periferia norte de la capital, junto a varios de sus exfuncionarios que también fueron condenados por participar en la red de corrupción que el mandatario dirigió.

MAURICIO FUNES (2009-2014)

Mauricio Funes, un polémico entrevistador de la televisión, se convirtió en el primer presidente postulado por el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y en el primero de ese partido en ser procesado por supuestos actos de corrupción. Funes evadió la justicia huyendo del país y consiguió refugio en Nicaragua.

Funes, de 61 años, se encuentran en Nicaragua, donde en septiembre de 2016 recibió asilo político del gobierno del presidente Daniel Ortega mientras se desarrollaba un juicio civil por enriquecimiento ilícito y cuando aún no se había emitido orden de captura en su contra. En 2019 obtuvo la nacionalidad nicaragí¼ense.

El expresidente Funes tiene cinco procesos penales abiertos en varios juzgados de El Salvador, entre ellos el juicio por el desvío de 351 millones que, según la Fiscalía, fueron a parar a cuentas de testaferros, familiares y sus allegados.

SALVADOR SíNCHEZ CERÉN (2014-2019)

En julio un juez salvadoreño decretó la detención preventiva para diez exfuncionarios del gobierno de Mauricio Funes, entre ellos el expresidente Salvador Sánchez Cerén, para que sean procesados por los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Se emitió orden de captura internacional.

Un día después que el juez emitiera una orden de búsqueda y captura internacional contra el exmandatario, el gobierno de Daniel Ortega otorgó la nacionalidad nicaragí¼ense a Sánchez Cerén. Además, fueron nacionalizados su esposa, Rosa Margarita Villalta; su hija, Claudia Lissette Sánchez Villalta y su nieto, Juan Carlos Guardado Sánchez.

La Constitución de Nicaragua prohíbe la extradición de sus ciudadanos.

De acuerdo con la Fiscalía salvadoreña, Sánchez Cerén, de 77 años, habría recibido 530.000 dólares en sobresueldos irregulares cuando era vicepresidente durante el gobierno de Funes (2009-2014).

Funes y Sánchez Cerén, un legendario comandante guerrillero, gobernaron El Salvador como representantes del izquierdista FMLN, partido históricamente vinculado al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua.