Hochul será la primera mujer en gobernar Nueva York

Kathy Hochul se disponía a convertirse en la primera mujer en gobernar a Nueva York a la medianoche, asumiendo las riendas de un gobierno estatal desesperado por volver a trabajar después de meses d...

Kathy Hochul se disponía a convertirse en la primera mujer en gobernar a Nueva York a la medianoche, asumiendo las riendas de un gobierno estatal desesperado por volver a trabajar después de meses de distracciones por las acusaciones de acoso sexual contra Andrew Cuomo.

La demócrata del occidente de Nueva York tiene programado rendir juramento como gobernadora en los primeros minutos del martes en una breve ceremonia privada, la cual será presidida por la principal jueza del estado, Janet DiFiore.

Su ascenso al principal cargo del estado será un momento histórico en una capital en la que las mujeres apenas empezaron a romper lo que durante mucho tiempo fue una cultura política dominada por los hombres.

Se tenía previsto que Cuomo dejara el cargo el lunes a las 11:59 p.m., menos de dos semanas después de que anunció su salida en lugar de enfrentar un probable proceso de destitución.

En su último día en el cargo, Cuomo publicó un discurso de despedida previamente grabado en el que defendió su trayectoria durante una década como gobernador de Nueva York y se retrató como víctima de un frenesí mediático.

La ceremonia de juramentación de Hochul estaba programada para el martes por la mañana en el Capitolio estatal. Tenía planeado reunirse con los líderes legislativos más tarde y realizar un discurso público a las 3 de la tarde.

Por primera vez, la mayor parte de los funcionarios más influyentes en el gobierno de Nueva York serán mujeres, incluida la líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, la secretaria de Justicia Letitia James, y la principal jueza del estado, DiFiore. La Asamblea estatal está dirigida por un hombre, el presidente Carl Heastie.

Hochul heredará desafíos importantes una vez que asuma como titular de un gobierno que enfrenta críticas por la falta de acción de Cuomo en los últimos meses.

El COVID-19 ha regresado, y los casos nuevos han subido cerca de 1.370% desde finales de junio. Las hospitalizaciones a causa de la enfermedad van en aumento incluso en momentos en que las escuelas se preparan para volver a clases.

Se deberán tomar decisiones importantes sobre la posibilidad de ordenar el uso de mascarillas o vacunación contra COVID-19 en algunos grupos, o sobre la posibilidad de implementar nuevamente las medidas de distanciamiento social en caso de que empeore la ola más reciente de infecciones en el estado. Hochul ha dicho que está a favor de ordenar el uso de mascarillas en escuelas, una diferencia respecto a la postura de Cuomo, quien señaló que carecía de esa autoridad.

La economía sigue siendo inestable. Los empleos perdidos durante la pandemia han vuelto, pero la tasa de desempleo aún es dos veces superior a la de 2019.

La renuncia de Cuomo se produjo luego que una investigación independiente supervisada por la secretaria estatal de Justicia, Letitia James, concluyó que había evidencia creíble de que el funcionario demócrata había acosado sexualmente a por lo menos 11 mujeres.

En su discurso de despedida, Cuomo se mostró desafiante, señalando que el reporte de James que provocó su renuncia tenía el objetivo de ser un petardo político sobre un tema explosivo, y funcionó.

Hubo una estampida política y mediática, manifestó.