EEUU: 25 años de cárcel a mujer que atacó niños por racismo

Una mujer de raza blanca de Iowa que dijo que embistió con su camioneta a dos niños en 2019 para tratar de matarlos debido a su raza fue sentenciada el jueves a 25 años en prisión por cargos feder...

Una mujer de raza blanca de Iowa que dijo que embistió con su camioneta a dos niños en 2019 para tratar de matarlos debido a su raza fue sentenciada el jueves a 25 años en prisión por cargos federales de delitos de odio.

Nicole Poole Franklin ya había sido sentenciada a hasta 25 años tras las rejas, incluida una pena mínima obligatoria de 17 años y medio, bajo cargos estatales de intento de homicidio en los ataques perpetrados el 9 de diciembre de 2019 en la ciudad de Des Moines.

En un proceso federal por separado, la jueza de distrito Stephanie Rose sentenció a Poole Franklin el jueves a 304 meses en prisión, o 25 años y cuatro meses. En mayo, la mujer de 43 años se declaró culpable de dos cargos federales de delitos de odio.

La sentencia será concurrente con la pena estatal, pero asegura que la mujer estará tras las rejas durante más tiempo, dado que el sistema federal no otorga libertad condicional.

La semana pasada, los fiscales pidieron una sentencia de 27 años señalando que Poole Franklin atacó a un niño de 12 años y a una niña de 14 por su raza y etnia. Ambos caminaban por la calle cerca de sus escuelas.

Las directrices de sentencias federales habían recomendado una pena de entre 30 años y cadena perpetua.

Los fiscales dijeron que la mujer condujo primero sobre una acera e impactó al pequeño de 12 años, quien es de raza negra, diciendo que lo embistió porque es como los de ISIS, utilizando las siglas del grupo Estado Islámico, y porque no debería de estar allí y me va a eliminar. Por poco y atropella a la hermana mayor del niño, quien caminaba junto a él.

Minutos después, Poole Franklin se subió a una acera, de acuerdo con los fiscales, atropellando a una niña latina de 14 años, quien sufrió moretones, cortaduras y una conmoción cerebral. La mujer dijo que atacó a la niña porque pensó que era mexicana, que se estaba apoderando de nuestras casas y de nuestros empleos y que no debía estar en el país, de acuerdo con el expediente.

Poole Franklin huyó después de ambos incidentes y posteriormente fue arrestada tras ir a una gasolinera en la que se dirigió a un empleado y a los clientes con insultos racistas.