Talibán dispersa inusual protesta de afganos; hay un muerto

así como Ahmad Massoud, hijo del jefe asesinado de la Alianza del Norte, Ahmad Shah Massoud.

así como Ahmad Massoud, hijo del jefe asesinado de la Alianza del Norte, Ahmad Shah Massoud.

En un texto de opinión publicado por The Washington Post, Massoud pidió armas y ayuda para luchar contra el Talibán.

Hoy escribo desde el valle de Panjshir, listo para seguir los pasos de mi padre, con combatientes muyaidines que están preparados para enfrentarse de nuevo a los talibanes, se lee en el texto. El Talibán no es un problema exclusivo del pueblo afgano. Bajo el control de los talibanes, Afganistán se convertirá sin duda en la zona cero del terrorismo islamista radical: aquí se volverán a urdir conspiraciones contra las democracias.

En tanto, el Talibán seguía adelante en sus esfuerzos para formar un gobierno islámico incluyente. Han mantenido conversaciones con el expresidente Hamid Karzai y con Abdullah Abdullah, un alto funcionario del gobierno derrocado. Mohammad Yusof Saha, vocero de Karzai, dijo que las reuniones preliminares facilitarán las futuras negociaciones con el mulá Abdul Ghani Baradar, jefe político del Talibán, quien regresó al país esta semana desde Qatar.

Karzai y Abdullah se reunieron el miércoles con Anas Haqqani, dirigente de una poderosa facción del Talibán llamada Red Haqqani. La red, que alguna vez fue aliada de Estados Unidos durante la guerra contra los soviéticos en Afganistán, fue culpada por una serie de devastadores atentados suicidas en medio de la guerra de los estadounidenses en la nación asiática. La Red Haqqani, al igual que el Talibán en general, es objeto de sanciones estadounidenses.

___

Faiez informó en Estambul, Gannon en Guelph, Canadá, y Gambrell en Dubái, Emiratos írabes Unidos. Los periodistas de The Associated Press Joseph Krauss en Jerusalén, Rahim Faiez en Estambul, Sylvia Hui en Londres y Ellen Knickmeyer y Matthew Lee en Washington contribuyeron a este despacho.