Bielorrusia cierra portal de noticias, detiene a periodistas

Las autoridades bielorrusas bloquearon el miércoles el sitio web de la principal agencia de noticias independiente del país y detuvieron a algunos periodistas después de registrar sus apartamentos ...

Las autoridades bielorrusas bloquearon el miércoles el sitio web de la principal agencia de noticias independiente del país y detuvieron a algunos periodistas después de registrar sus apartamentos como parte de la extensa represión contra medios independientes y defensores de los derechos humanos.

La policía allanó la oficina de la agencia de noticias BelaPAN y los apartamentos de al menos seis de sus empleados. El sitio web de la agencia ya no estaba disponible en línea. Fundada en 1991, BelaPAN es la agencia de noticias más antigua y la única independiente grande de Bielorrusia. Era uno de los últimos medios independientes importantes en seguir operando.

Las redadas siguen las peores tradiciones de la época soviética: despiertan a las personas en la mañana, son amenazadas e intimidadas, dijo a The Associated Press la periodista de BelaPAN Tacciana Karavenkova, quien dejó Bielorrusia. Hoy me desperté a las 7 a.m. con mensajes de colegas en nuestro chat editorial sobre las enormes redadas.

Después de las redadas, las autoridades detuvieron a la editora en jefe de BelaPAN Iryna Leushyna, su contadora Katsyaryna Boyeva y el exdirector de la agencia Dzmitry Navazhylau. El Comité Investigador de Bielorrusia dijo que los tres son investigados por organizar y participar en actividades violando abiertamente el orden público, un delito sancionable con hasta cuatro años en prisión.

La Asociación Bielorrusa de Periodistas exhortó a las autoridades a dejar de presionar a la agencia de noticias y liberar al personal detenido.

Uno puede cerrar un medio independiente, detener a sus empleados, intimidar a personas, pero nadie puede suprimir los pensamientos e ideas, dijo la asociación.

El presidente Alexander Lukashenko ha enfrentado meses de protestas desde que ganó un sexto mandato en agosto de 2020 en elecciones que la oposición y el Occidente consideran amañadas. El mandatario respondió con mano dura a las manifestaciones y más de 35.000 personas han sido arrestadas.