Obispo brasileño renuncia después de circular video sexual

Un obispo brasileño renunció el miércoles, menos de una semana después de que se difundiera un video en las redes sociales en el que aparecía alguien, que supuestamente era él, masturbándose.

Un obispo brasileño renunció el miércoles, menos de una semana después de que se difundiera un video en las redes sociales en el que aparecía alguien, que supuestamente era él, masturbándose.

El papa Francisco aceptó la dimisión del obispo Tomé Ferreira da Silva, quien supervisaba la diócesis de Sao José do Rio Preto, en el estado de Sao Paulo. A los 60 años, Ferreira tenía 15 años menos de la edad normal de retiro de los obispos. Según informes, el Vaticano lo había investigado desde 2015 por otros señalamientos, como el hacer caso omiso, presuntamente, de informes de abuso sexual en su diócesis.

El Vaticano, la conferencia episcopal brasileña y la diócesis de origen de Ferreira anunciaron la renuncia, pero no proporcionaron detalles sobre la causa. Ninguno de los tres respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico sobre si el obispo era el hombre del video o por qué dimitió.

La persona que aparece en el video se parece a Ferreira, y el diario local Diario da Regiao publicó que en una entrevista breve el propio Ferreira confirmó que él es quien aparece en la imagen, sin brindar más detalles.

Tampoco respondieron a las solicitudes de declaraciones o antecedentes sobre los informes noticiosos de que el Vaticano había investigado previamente al obispo.

Según la cadena local Globo, la diócesis de Sao José do Rio Preto fue objeto de una investigación del Vaticano en 2018, sobre si Ferreira minimizó los reportes de abuso y de si había intercambiado mensajes sexuales con un adolescente. En ese momento, él citó razones personales al dejar el cargo de coordinador regional de la arquidiócesis de Ribeirao Preto, de la que forma parte Sao José do Rio Preto, y donde él permaneció como obispo.

En 2015, según los informes, fue acusado de tomar una gran cantidad de dinero de la Iglesia y dárselo a su conductor, con quien supuestamente tenía una relación sentimental. Según los informes, el Vaticano inició una investigación en ese momento y negó los señalamientos.

La rapidez con la que Francisco expulsó al obispo después de que se publicó el video parece indicar que fue la gota que colmó el vaso, dados los señalamientos reportados anteriormente. El Vaticano a veces puede tardar años en investigar y sancionar a un obispo a través de una investigación exhaustiva, pero en este caso su caída se produjo pocos días después de que saliera a la luz el video.

No fue posible entrar en contacto con Ferreira de momento para conocer su punto de vista. El papa nombró el miércoles al arzobispo Moacir Silva de Ribeirao Preto como reemplazante temporal del obispo.

Su salida es la última de una serie de obispos que han sido sancionados por haber ignorado supuestamente informes creíbles de abusos por parte de sacerdotes en sus diócesis o porque ellos mismos fueron acusados de conducta sexual inapropiada.

El hecho de que Ferreira, según los informes, hubiera sido investigado previamente y mantenido en su cargo, coincide con la evidencia citada repetidamente por las víctimas de abuso sexual por parte de clérigos de que durante décadas el Vaticano se negó a tomar medidas contra los obispos señalados de conductas incorrectas.