Fiscalía abre investigación por muerte de joven en México

La Fiscalía General de México acordó abrir una investigación por el asesinato y tortura de un joven que murió a principio de mes a consecuencia de las lesiones que sufrió luego de una golpiza qu...

La Fiscalía General de México acordó abrir una investigación por el asesinato y tortura de un joven que murió a principio de mes a consecuencia de las lesiones que sufrió luego de una golpiza que le propinaron varios policías durante su detención en el estado sureño de Yucatán.

Tras la polémica desatada por la muerte de José Ravelo, en la que incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó la decisión de un juez de no vincular a proceso a cuatro policías implicados en el hecho, la Fiscalía General de la República anunció el martes que abrió una carpeta de investigación ante la trascendencia social del caso y las denuncias.

Ravelo, de 23 años, murió el 3 de agosto en un hospital de Mérida, capital del estado de Yucatán. Los agentes habían detenido a Ravelo tras recibir una denuncia de que el joven había lanzado una piedra a una persona. De acuerdo al informe forense, publicado por los medios locales, el joven falleció por síndrome de disfunción orgánica múltiple, secundaria a politraumatismo.

En redes sociales comenzó a circular un video del momento en el que Ravelo es bajado de una camioneta por tres agentes, quienes lo golpean y patean en el suelo antes de llevarlo a rastras hasta una celda.

El Ministerio Público dijo en un comunicado que solicitó a la Fiscalía General de Yucatán la información sobre el proceso para coordinar con las autoridades el esclarecimiento de los hechos, y anunció que se enviará personal pericial especializado a la entidad para apoyar las investigaciones.

El anuncio de la Fiscalía General coincide con las declaraciones que ha realizado López Obrador en los últimos dos días. El mandatario instruyó a la Secretaría de Gobernación a buscar otras vías para que el caso del joven no quede impune.

Al criticar la actuación del juez que el pasado 13 de agosto decidió no vincular a proceso a los cuatro policías bajo el argumento que no existían elementos de prueba suficientes para relacionarlos con los delitos de homicidio calificado cometido en pandilla, tortura agravada y violación agravada contra Ravelo, el gobernante lamentó el martes que por un tecnicismo legal se haga a un lado la justicia.

En protesta por la muerte de Ravelo su madre, María Echeverría, llevó a principios de mes hasta el palacio del gobierno de Yucatán el ataúd con el cuerpo de su hijo para solicitar al gobernador de la entidad que se castigue a los responsables. Echeverría dijo que también pediría hablar con López Obrador para exigir justicia.

El caso de violencia policial ocurrido en Yucatán se produjo cinco meses después de otro incidente similar en la localidad turística de Tulum, en el vecino estado de Quintana Roo. En esa ocasión, cuatro policías, entre ellos una mujer, sometieron por la fuerza a la salvadoreña Victoria Salazar y uno de ellos le colocó la rodilla sobre el cuello hasta fracturárselo, lo que le ocasionó la muerte.