Villanueva y la filantropía como instrumento colonizador

Edgar Villanueva está decidido a cambiar el mundo de la filantropía.

Edgar Villanueva está decidido a cambiar el mundo de la filantropía.

Villanueva, un militante de la causa por la justicia racial, de 44 años, ganó fama entre los filántropos en el 2018, con un libro en el cual sostiene que la filantropía institucionalizada en los Estados Unidos perpetúa prácticas que marginan a las comunidades minoritarias.

Dice que llegó a esa conclusión tras años de trabajo con organizaciones filantrópicas de todo el país, incluida Carolina del Norte, donde es miembro de la tribu lumbee, de los pueblos originales. Viene presionando desde hace algunos años para que las organizaciones filantrópicas se hagan más diversas e inviertan más en las comunidades minoritarias.

Con ese fin, lanzó en el 2018 el Decolonizing Wealth Project (Proyecto de Descolonización de la Riqueza), una organización sin fines de lucro que maneja un fondo que promueve la justicia social y que ha recibido contribuciones del magnate filántropo MacKenzie Scott.

La segunda edición del libro de Villanueva, Decolonizing Wealth: Indigenous Wisdom to Heal Divides and Restore Balance (La descolonización de la riqueza: Sabiduría indígena para curar las divisiones y restablecer el equilibrio) salió a la venta la semana pasada. La Associated Press habló hace poco con él sobre sus propuestas.

___

P: Usted aduce que la filantropía institucionalizada está infectada con el virus colonizador. ¿Qué quiere decir eso exactamente?

R: El sector filantrópico, así como existe hoy, con bienes por valor de un billón de dólares, es producto de una historia de desigualdad. Hay ventajas acumuladas y beneficios para la gente rica, más específicamente para los estadounidenses blancos, asociados con la posibilidad de generar riqueza y de reproducirla. Las personas que heredaron esos recursos y las que tienen esos beneficios acumulados pueden crear fundaciones y ser caritativas en un sentido muy tradicional.

Hay que poner toda esa historia en contexto al analizar los regalos: ¿Quiénes reciben el dinero, quiénes toman las decisiones sobre el dinero y quiénes se benefician de todo este movimiento?

La colonización giró en torno a la extracción y la acumulación de recursos. Yo hablo del virus de la colonización porque es como un virus que infectó todos nuestros sistemas, pero especialmente los sistemas relacionados con el dinero.

___

P: ¿Cómo hace ese sector para combatir semejante virus?

R: Hay que pensar en un proceso curativo. Si el trauma es consecuencia de la forma en que se acumuló la riqueza, podemos cambiar eso y usar el dinero y la riqueza de otra forma, sobre todo el capital filantrópico, para que beneficie realmente a todos. Si invertimos en comunidades minoritarias y damos prioridad a las comunidades afrodescendientes e indígenas, que han sido históricamente marginadas, creo que podemos ayudar a reducir la brecha racial de la riqueza, usando el dinero básicamente como una medicina.

___

P: Las fundaciones caritativas son criticadas por invertir sus donaciones en compañías que no cumplen los objetivos que ellas se fijaron. Algunas han anunciado planes para cambiar sus estrategias. ¿Cree que eso se va a dar en una escala masiva?

R: Soy optimista. Hace cinco años se hablaba muy poco de esto. Creo que cuanto más se habla de una filantropía moderna y efectiva, tenemos una mejor idea de todos los recursos disponibles para las fundaciones. Y hay una fuerte campaña a favor de que las donaciones y las prácticas comerciales coincidan con las prácticas sobre inversiones. ¿Cuál es el valor neto de la filantropía si con nuestra mano derecha hacemos algo positivo y con la izquierda estamos causando perjuicios? No tiene sentido que una fundación busque fondos para la justicia penal y los invierta en prisiones privadas.

___

P: Las donaciones para iniciativas relacionadas con le desigualdad racial aumentaron tras la muerte de George Floyd a manos de la policía. ¿Cree que eso se mantendrá?

A: Considero que vivimos un momento de cambio. Me siento optimista. En los últimos tres años cambiaron muchas cosas gracias al trabajo de movimientos como el de Black Lives Matter. Ha habido muchas presiones de afuera sobre las fundaciones, para que las corporaciones inviertan más en la justicia social y en comunidades minoritarias en general.

En el Proyecto de Descolonización de la Riqueza impulsamos este proceso que se viene dando desde hace algunos años. Creo que la muerte de George Floyd abrió nuevas oportunidades para que fluyan los recursos.

Uno de los retos que tenemos en el mundo de la filantropía es cómo usar el dinero de manera tal que podamos conectarlo con un ciclo noticioso o con algún tipo de evento catalizador en las comunidades. Por naturaleza, el hombre tiende a responder a situaciones del momento y debemos luchar constantemente para que los donantes den prioridad a los afrodescendientes, los indígenas y otras comunidades minoritarias.

____

La Associated Press recibe apoyo del Lilly Endowment para la cobertura de noticias sobre filantropía y organizaciones sin fines de lucro. La AP es la responsable de todo el contenido. Más información sobre filantropía en https://apnews.com/hub/philanthropy.