Los talibanes avanzan tras capturar dos ciudades importantes

En su rápido avance por Afganistán, los talibanes entraron el viernes a la capital de una provincia occidental, dijo un funcionario, horas después de capturar la segunda y tercera ciudad más grand...

En su rápido avance por Afganistán, los talibanes entraron el viernes a la capital de una provincia occidental, dijo un funcionario, horas después de capturar la segunda y tercera ciudad más grandes de Afganistán y a pocas semanas de que Estados Unidos finalice su guerra más larga.

La toma de Kandahar y Herat es, hasta la fecha, el mayor logro de la rápida ofensiva de los insurgentes, que controlan 12 de las 34 capitales de provincias del país tras una semana de combates.

Aunque la capital, Kabul, no está directamente amenazada, las pérdidas y las batallas que se repiten en todas partes afianzan más aún el poder de los resurgidos talibanes, que se estima que controlan dos tercios del país y siguen presionando en su ofensiva.

Con la seguridad deteriorándose rápidamente, Estados Unidos tiene previsto enviar 3.000 soldados para ayudar a evacuar al personal de su embajada en Kabul. Por su parte, Gran Bretaña anunció que alrededor de 600 soldados se desplegarán por un corto espacio de tiempo para respaldar a los ciudadanos británicos que abandonan el país, y Canadá enviará a fuerzas especiales para ayudar a desalojar su embajada.

Miles de afganos han huido de sus casas por miedo a que los talibanes vuelvan a imponer un gobierno brutal y represivo que elimine casi por completo los derechos de las mujeres y realice ejecuciones públicas. Las conversaciones de paz en Qatar continúan estancadas aunque los diplomáticos siguen reuniéndose.

Fazel Haq Ehsan, jefe del consejo provincial de la provincia occidental de Ghor, dijo el viernes que el Talibán entró en su capital, Feroz Koh, y que había combates en activos dentro de la ciudad. El grupo insurgente reclamó haber tomado Qala-e Naw, la capital de la región de Badghis, también en el oeste del país, pero no hubo confirmación oficial.

La última evaluación de inteligencia militar estadounidense indica que Kabul podría verse bajo el asedio de los insurgentes dentro de 30 días y que, si se mantienen las tendencias actuales, los talibanes podrían hacerse con el control total del país en pocos meses. El gobierno afgano podría verse obligado a replegarse para defender la capital y algunas otras ciudades en los próximos días si los talibanes mantienen su ritmo.

La embestida representa un impresionante colapso de las fuerzas afganas luego de que Estados Unidos invirtió casi dos décadas y 830.000 millones de dólares en tratar de establecer un estado funcional luego de derrocar al Talibán tras los ataques del 11-S. Los combatientes viajan a bordo de Humvees de fabricación estadounidense con fusiles M-16 robados a las fuerzas afganas colgados al hombro.

Las fuerzas de seguridad y el gobierno de Afganistán no han respondido a las repetidas preguntas de la prensa, y en su lugar emiten videocomunicados donde se resta importancia al avance insurgente.

Aunque los diplomáticos se reunieron en Doha, Qatar, el jueves, el éxito de la ofensiva insurgente plantea dudas sobre si los talibanes volverán alguna vez al estancado diálogo con el gobierno de Kabul. En su lugar, podrían tomar el poder por la fuerza, o el país podría sumirse en una lucha entre facciones como ocurrió tras la retirada soviética en 1989.

___

Faiez informó desde Estambul. El periodista de The Associated Press Joseph Krauss en Jerusalén contribuyó a este despacho.