España llama a consultas a su embajadora en Nicaragua

El gobierno español llamó a consultas a su embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández Palacio, el miércoles luego de que en la víspera el canciller nicaragí¼ense condenó la inadmisible ...

El gobierno español llamó a consultas a su embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández Palacio, el miércoles luego de que en la víspera el canciller nicaragí¼ense condenó la inadmisible intromisión de España en los asuntos del país centroamericano y de cometer crímenes históricos.

El ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares, tomó la decisión luego de graves e infundadas acusaciones contra España y sus instituciones, informó la cancillería en un comunicado emitido el miércoles, así como gruesas falsedades sobre procesos judiciales y electorales.

Lo anterior en referencia a un comunicado emitido el martes por el gobierno del presidente nicaragí¼ense Daniel Ortega, quien denunció la cínica y continua intromisión, injerencia e intervención en nuestros asuntos internos, impropias de gobiernos democráticos. Añadió que los gobiernos e instituciones españolas habían sido partícipes de tanta falacia, encubrimiento, mentiras, delitos, crímenes de odio y lesa humanidad, y que incumplen continuamente con los derechos de sus pueblos a la autonomía o a procesos autonómicos de independencia, al parecer refiriéndose a la postura de Madrid hacia el movimiento independentista catalán.

El gobierno español señaló que rechazaba la caracterización que el gobierno nicaragí¼ense dio a sus políticas y se defendió diciendo que la nación centroamericana atraviesa una profunda crisis política, económica y social que estaba empeorando como consecuencia del recrudecimiento de la represión por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega.

Nicaragua tiene previsto celebrar elecciones nacionales el 7 de noviembre, en las que Ortega busca un cuarto mandato consecutivo. La semana pasada, puso bajo arresto domiciliario a una candidata de oposición que buscaba la vicepresidencia, y luego la dejó en libertad a la espera de las conclusiones de una investigación. España ha dicho que las elecciones no serán libres ni justas.

La semana pasada, la Unión Europea impuso sanciones a la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo y a otros siete funcionarios de alto rango acusados de graves violaciones a los derechos humanos o de socavar la democracia. Las sanciones incluyen la congelación de activos y la prohibición de viajar a Europa.

Estados Unidos también impuso restricciones de visado la semana pasada a 50 familiares directos de funcionarios nicaragí¼enses que, señaló, han estado involucrados o se han beneficiado de la creciente represión de Ortega. El viernes, el Departamento de Estado estadounidense dijo que entre los funcionarios afectados hay legisladores, fiscales y jueces.