Nicaragua: Arrestan a opositor y exembajador en Costa Rica

La policía de Nicaragua arrestó el lunes al dirigente opositor Mauricio Díaz Dávila, exembajador en Costa Rica, después de un interrogatorio en la Fiscalía y para ser investigado, informó la en...

La policía de Nicaragua arrestó el lunes al dirigente opositor Mauricio Díaz Dávila, exembajador en Costa Rica, después de un interrogatorio en la Fiscalía y para ser investigado, informó la entidad en un comunicado.

Díaz Dávila, vocal del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), fue capturado con violencia por efectivos policiales tras ser citado a una entrevista ante el Ministerio Público, según denunció esa organización opositora, a la que el tribunal electoral le retiró la personalidad jurídica hace tres días.

Desde Ciudadanos por la Libertad demandamos la inmediata liberación y el respeto a la integridad física de nuestro directivo nacional, Mauricio Díaz, tuiteó CxL.

Según la policía, a Díaz Dávila se le investiga por actos que menoscaban la independencia, soberanía y autodeterminación por incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos y por pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer bloqueos económicos y comerciales.

Se trata de los mismos delitos establecidos en la Ley 1055 e imputados contra una treintena de opositores arrestados desde inicios de junio pasado, entre los que figuran siete aspirantes a la presidencia en las elecciones previstas para el 7 de noviembre

Por su parte, la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, anunció que el gobierno llamó a consultas a sus embajadores en Argentina, Colombia, México y Costa Rica, en reciprocidad con recientes medidas similares tomadas por esos países, a las que calificó de injerencistas e intervencionistas.

El gobierno ha observado y considerado con seriedad y madurez, con gran paciencia desde nuestra hermandad caribeña, los constantes e inmerecidos señalamientos irrespetuosos, injerencistas, intromisorios e intervencionistas en nuestros asuntos internos, de parte de las máximas autoridades de cada uno de estos países sobre temas que sólo conciernen a nuestro pueblo y a nuestro gobierno, afirmó Murillo.

Los gobiernos de Argentina y México se habían ofrecido como mediadores de una negociación política para resolver la crisis de Nicaragua, oferta que habría sido rechazada por Ortega. Costa Rica y Colombia, por su parte, condenaron duramente al gobierno sandinista por las últimas acciones contra la oposición.

Mientras tanto, la alianza opositora Coalición Nacional (CN) declaró en un comunicado que no reconoce el actual proceso electoral como una salida a la grave crisis política que afecta al país, y llamó a la ciudadanía a desconocerlo.

Desde la Coalición Nacional no respaldamos ni promovemos la participación ciudadana en la farsa electoral que solo dará como resultado la perpetuación de Ortega y Murillo en el poder, porque bajo las condiciones actuales no existe ninguna garantía de que el voto ciudadano sea respetado, sostuvo la organización, surgida tras la revuelta social de abril de 2018 y que aglutina a decenas de organizaciones y movimientos opositores que quedaron excluidos este año del proceso electoral.

El comunicado también condenó la exclusión del partido CxL, la última fuerza opositora que quedaba en la contienda. El gobierno organizó un circo electoral con partidos satélites, indicó. Ya no hay ninguna opción, agregó en rueda de prensa virtual Alexa Zamora, dirigente de la CN.

Unos 4,3 millones de nicaragí¼enses están habilitados para votar en noviembre y elegir un presidente, un vicepresidente, 92 diputados a la Asamblea Nacional y 20 al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Daniel Ortega y Rosario Murillo han sido postulados a la reelección por una alianza encabezada por el Frente Sandinista. Sus rivales serán cinco partidos considerados minoritarios y colaboracionistas, que no reúnen juntos más del 15% de la intención del voto, según las encuestas.