Asesinan a cura en pequeño poblado del oeste de Francia

Un cura fue asesinado el lunes en un pequeño poblado del oeste de Francia y el sospechoso es un hombre al que había alojado durante meses, de acuerdo con un líder religioso local.

Un cura fue asesinado el lunes en un pequeño poblado del oeste de Francia y el sospechoso es un hombre al que había alojado durante meses, de acuerdo con un líder religioso local.

El ministro del Interior Gerald Darmanin confirmó el homicidio y añadió que se dirigía a la región de Vendée luego del terrible asesinato.

De momento no había más detalles disponibles sobre el asesinato, ocurrido en la localidad de Saint-Laurent-sur-Sevre.

La prensa local reportó que un hombre se entregó a la gendarmería local afirmando que había matado a un cura el lunes por la mañana. Según las versiones, era el mismo hombre responsable del incendio en una catedral de Nantes ocurrido en julio de 2020, que destruyó el órgano y las ventanas.

Un senador conservador de la región de Vendée, Bruno Retailleau, dijo que conocía al cura asesinado y lo identificó como el padre Olivier Maire, un superior de la orden de Montfort.

Un voluntario de la iglesia, oriundo de Ruanda y quien estaba pidiendo asilo, admitió que había prendido tres incendios allí. Le habían pedido cerrar la catedral. No fue encarcelado mientras la investigación avanza, pero debía reportarse ante las autoridades de manera regular. Bajo los términos de su control judicial, fue alojado por la comunidad religiosa de la localidad en la que el cura fue asesinado, reportó la televisora BFMTV, citando a las autoridades.

El director de la comunidad religiosa de Montfort, Santino Brambilla, confirmó a BFMTV que el cura asesinado había alojado al sospechoso durante varios meses.

Este es un drama humano, pero el sufrimiento es grande, dijo Brambilla.

De momento no había algún indicio inmediato de que el asesinato estuviera relacionado con el terrorismo, como el homicidio de 2016 del reverendo Jacques Hamel mientras oficiaba una misa en su iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en las afueras de Rouen. El grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de ese asesinato.

En octubre del año pasado, un sacristán y dos fieles fallecieron luego de ser apuñalados dentro de una basílica de Niza, atribuido a un extremista islámico.