Francia pide pase de COVID para restaurantes y trenes

Francia dio un gran paso el lunes hacia un futuro post-pandémico luego de que empezó a requerir que la gente muestre un código QR para demostrar que tiene un pase especial de coronavirus, antes de ...

Francia dio un gran paso el lunes hacia un futuro post-pandémico luego de que empezó a requerir que la gente muestre un código QR para demostrar que tiene un pase especial de coronavirus, antes de ingresar a los restaurantes y cafeterías y de poder viajar por la nación europea.

La medida forma parte del plan del gobierno francés para alentar a más gente a vacunarse contra el COVID-19 y para frenar un repunte de infecciones, en momentos en los que la variante delta representa la mayor parte de los casos de Francia. Más de 36 millones de personas en el país, o más del 54% de la población, está completamente vacunada.

El pase especial se emite para las personas que estén vacunadas contra el COVID-19, o que tengan una prueba de que recientemente se recuperaron del virus o una prueba negativa. La medida también aplica para los turistas.

En los hospitales, los visitantes y pacientes que tengan citas deben tener el pase. Sólo hay excepciones para personas que necesiten atención médica urgente en la sala de emergencias.

El paso ahora se requiere en los trenes de alta velocidad, interurbanos y nocturnos, que transportan a más de 400.000 pasajeros al día en Francia, dijo el lunes Jean-Baptiste Djebbari, ministro de Transporte de Francia. También se requiere para viajes de larga distancia por vía aérea o por autobús.

Vamos a implementar controles masivos, señaló Djebbari.

Los documentos físicos o digitales son aceptados.

En tanto, el equipo de fútbol Paris Saint-Germain podrá tener público para su primer partido en casa de la temporada contra el Estrasburgo en la liga francesa el sábado. El PSG dijo que la prefectura de París ha autorizado que 49.700 hinchas ingresen al Parque de los Príncipes, y se tiene previsto que los asistentes muestren sus pases de coronavirus.

Las encuestas mostraron que la mayoría de los franceses están de acuerdo con el pase. Pero la medida provocó una fuerte oposición por parte de algunas personas que la consideran una violación de su libertad y privacidad.