Pakistán: Detienen a periodistas por "contenido escandaloso"

Las autoridades pakistaníes detuvieron brevemente el sábado a dos reconocidos periodistas en la ciudad oriental de Lahore, hecho que condenaron activistas de derechos humanos, líderes políticos y ...

Las autoridades pakistaníes detuvieron brevemente el sábado a dos reconocidos periodistas en la ciudad oriental de Lahore, hecho que condenaron activistas de derechos humanos, líderes políticos y la prensa del país.

Un alto funcionario de la Agencia de Investigación Federal de Pakistán (FIA) dijo que Amir Mir e Imran Shafqat fueron detenidos después de publicar contenido escandaloso en redes sociales, lo que provocó una queja de un ministro del gobierno. No indicó si fueron imputados.

Subieron contenido escandaloso en YouTube y están siendo interrogados sobre una queja presentada por un ministro, Murad Saeed, dijo Babar Bakht Qureshi de la FIA. Después, la FIA emitió un comunicado que indicaba que ambos habían sido liberados bajo fianza tras ser interrogados y que más adelante se presentarían cargos en la corte.

El video en cuestión era de una mesa redonda informal de periodistas cuyos participantes cuestionaban la intervención del ejército en la política y el poder judicial en Pakistán. De momento el gobierno no hizo declaraciones sobre las detenciones, que sucedieron en dos redadas separadas.

El hermano de Mir, Hamid, fue el primero en informar sobre las detenciones en Twitter. Hamid también es un periodista reconocido que presentaba un popular programa de debate en la televisión, pero fue retirado del aire dos meses después de criticar al poderoso ejército del país. Desde entonces el canal, Geo News, no ha reincorporado al mayor de los hermanos.

El otro periodista detenido el sábado fue Imran Shafqat, quien ha trabajado en varios periódicos y también es activo en redes sociales.

Las detenciones sucedieron en un momento en que la libertad de prensa se ve cada vez más amenazada en Pakistán, en donde los defensores y periodistas con frecuencia acusan al ejército y sus agencias de amenazarlos y atacarlos.

En un reciente caso no resuelto, Asad Ali Toor, un crítico de la participación del ejército en la política, fue golpeado por tres hombres no identificados en su apartamento en Islamabad. La policía dijo que los involucrados serían presentados ante la justicia, pero hasta el momento nadie ha sido detenido. El gobierno insiste que apoya la libertad de expresión.

En un comunicado en Twitter, la Comisión para los Derechos Humanos de Pakistán denunció las detenciones y exhortó que acabara lo que calificó como una amenazante práctica inhumana.