P. Rico amplía vacunación obligatoria por repunte de COVID

El gobernador Pedro Pierluisi anunció el jueves que la vacunación contra el COVID-19 en Puerto Rico será obligatoria para los contratistas del gobierno, los huéspedes y empleados de hoteles y todo...

El gobernador Pedro Pierluisi anunció el jueves que la vacunación contra el COVID-19 en Puerto Rico será obligatoria para los contratistas del gobierno, los huéspedes y empleados de hoteles y todos los trabajadores de instalaciones sanitarias, a fin de controlar un repunte de casos que ha sido atribuido en gran medida a la variante delta.

La orden entrará en vigor el 16 de agosto. Los que se nieguen a vacunarse tendrán que presentar semanalmente una prueba negativa de coronavirus. Los infractores se enfrentan a una multa de 5.000 dólares o a seis meses en prisión, con pocas excepciones permitidas.

No se puede bajar la guardia, señaló Pierluisi. Aquí hay vacunas para todos. La vacunación es la solución.

Puerto Rico reportó una tasa de contagios del 11% en lo que va del mes, comparada con la de 1,4% reportada a finales de junio.

Pierluisi dijo que el requisito es aplicable a todas las personas que trabajan en instalaciones sanitarias, incluidos laboratorios y centros de atención para ancianos, así como para los huéspedes de alojamientos a corto plazo, entre ellos los de Airbnb. Indicó que los contratistas del gobierno que se reúnan con funcionarios en persona deberán demostrar que están vacunados

Previamente, el gobernador anunció que la vacunación será obligatoria para todos los empleados del gobierno que acudan a sus oficinas.

Carlos Mellado, secretario de Salud de Puerto Rico, dijo que la mayoría de los casos de coronavirus están siendo impulsados por la variante delta. Hizo notar que el 20% de las hospitalizaciones actuales son de personas que ya han recibido las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, y añadió que el gobierno no emitirá certificados de salud a menos de que se demuestre que ya se está vacunado.

El territorio estadounidense de 3,3 millones de habitantes ha reportado más de 128.000 casos confirmados y más de 2.500 decesos a causa de la enfermedad. Aproximadamente el 76% de los puertorriqueños han recibido al menos una dosis de la vacuna.