Guatemala: Corte protege a magistrados acusado de corrupción

para elegir nóminas a discreción de personas afines a ellos para ocupar cargos de magistrados de apelaciones y de la Corte Suprema de Justicia, supuestamente con el fin de proveerse impunidad en cas...

para elegir nóminas a discreción de personas afines a ellos para ocupar cargos de magistrados de apelaciones y de la Corte Suprema de Justicia, supuestamente con el fin de proveerse impunidad en casos judiciales.

El mismo jueves, en una nueva jornada de protestas, miles de guatemaltecos bloquearon carreteras pidiendo la renuncia de Giammattei y la fiscal Porras, quien ordenó la destitución de Sandoval hace casi dos semanas.

Al final de la mañana habían diez tramos carreteros bloqueados en siete departamentos. Las protestas fueron convocadas por autoridades indígenas.

La Policía Nacional Civil ha enviado miles de agentes para desbloquear carreteras y restringir las protestas, han denunciado manifestantes.

Sandoval es un reconocido fiscal a nivel nacional e internacional por su lucha anticorrupción y su salida puso fin a una serie de bloqueos que Porras al parecer realizaba a las investigaciones de la FECI, entre ellas, el retraso de solicitudes de retiro de inmunidad a los magistrados protegidos hoy por la Corte Suprema de Justicia.

Porras dijo que Sandoval era destituido por vejámenes que ella sufría e irrespeto a la institucionalidad, sin especificar a qué se refería ni presentar pruebas.

Sandoval dijo que lo destituían por avances de investigaciones de corrupción que vinculaban al presidente Giammattei y a miembros de su gabinete. Giammattei ha dicho que Porras es su amiga y a un año de finalizar su gestión, varios analistas creen que la intención sería reelegirla para cuatro años en el cargo.

El rechazo de la destitución cruzó fronteras y Estados Unidos suspendió temporalmente la cooperación al Ministerio Público aduciendo pérdida de confianza en la gestión de Porras. La fiscal general pidió revertir la decisión y en lugar de Sandoval nombró a Rafael Curruchiche, un fiscal criticado por buscar beneficios para poderosos empresarios acusados de financiar ilícitamente al anterior presidente, Jimmy Morales.

Bajo la gestión de Sandoval, la fiscalía desbarató varias estructuras del crimen organizado incrustadas en el Estado e incluso llevó ante la justicia al expresidente el general Otto Pérez Molina, que renunció al cargo y está en prisión esperando juicio en su contra por corrupción.