Ocho muertos en ataque al ministro de Defensa en Afganistán

Al menos ocho personas murieron y 20 resultaron heridas en un ataque en un barrio acomodado de la capital afgana dirigido contra el ministro de Defensa en funciones, según dijeron las autoridades el ...

Al menos ocho personas murieron y 20 resultaron heridas en un ataque en un barrio acomodado de la capital afgana dirigido contra el ministro de Defensa en funciones, según dijeron las autoridades el miércoles.

La noche anterior se produjo una fuerte explosión seguida por un tiroteo entre fuerzas de seguridad afganas e insurgentes, según el portavoz del Ministerio del Interior Mirwais Stanekzai. La cifra de víctimas podría subir, indicó.

El blanco del ataque parecía ser la casa de huéspedes donde se alojaba el ministro de Defensa en funciones, Bismillah Khan Mohammadi, señaló el vocero. Mohammadi no resultó herido, señaló.

El ministro no se encontraba en la casa de huéspedes y su familia fue evacuada con seguridad, indicó el partido de Mohammadi, Jam.iat-e-Islami

Los cuatro agresores murieron baleados tras cinco horas de combates, según Stanekzai said.

Nadie reclamó la autoría del ataque en un primer momento, aunque se produjo al mismo tiempo que una campaña del Talibán que presiona a capitales provinciales en el sur y el oeste del país.

El grupo extremista Estado Islámico ha reivindicado algunos ataques recientes en Kabul, pero la mayoría quedan sin reclamar y el gobierno y el Talibán se culpan mutuamente.

La explosión ocurrió en el lujoso vecindario de Sherpur, en una zona de la capital conocida como la zona verde, donde la seguridad es muy alta. Allí viven varios miembros del gobierno.

Horas después del ataque del martes por la noche, el Ministerio de Defensa publicó un video en el que Mohammadi dijo que sus guardias habían resultado heridos en un ataque suicida. Aseguro a mis queridos compatriotas que estos ataques no pueden tener ningún impacto en mi voluntad de defender a mis compatriotas y a mi país, dijo.

Cientos de vecinos de la zona fueron trasladados a lugares seguros mientras agentes de seguridad registraban casa a casa, según las autoridades.