"Sensación de logro" para joven paquistaní tras escalar K2

Un joven que la semana pasada escaló la segunda montaña más alta del mundo dijo el domingo que sintió un sensación de logro cuando estaba en la cima del K2 y sostenía una bandera paquistaní.

Un joven que la semana pasada escaló la segunda montaña más alta del mundo dijo el domingo que sintió un sensación de logro cuando estaba en la cima del K2 y sostenía una bandera paquistaní.

Shehroz Kashif, de 19 años y oriundo de la ciudad de Lahore, llegó a la cima del K2 a 8.611 metros (28.251 pies) de altura el martes por la mañana, convirtiéndose en el alpinista más joven del mundo en escalar la peligrosa montaña, de acuerdo con Karrar Haidri, secretario del Club de Alpinistas de Pakistán.

Enfrente muchos problemas, no tuve ningún porteador y llevé todos los aparatos y equipaje yo solo", comentó Kashif a The Associated Press en una entrevista. Sin embargo, dijo que recibió mucha ayuda de los sherpas de Nepal. Los sherpas son conocidos por su resistencia a grandes alturas y a menudo fungen como guías para los montañistas extranjeros.

Ubicada en la cordillera de Karakórum en el norte de Pakistán cerca con la frontera del país con China, la K2 es considerada por muchos como la montaña más peligrosa del mundo para los alpinistas. La han apodado la montaña salvaje.

Kashif, portando una gruesa chamarra café, apuntó que la K2 tiene varias partes peligrosas a lo largo de la ruta hacia la cima, como la chimenea, el cuello de botella y el hombro.

El joven paquistaní señaló que la dirección de montañismo de Pakistán le ayudó para hacer que su subida fuera un éxito y comentó que sus padres también estaban agradecidos. Añadió que sintió una sensación de logro tras convertirse en el montañista más joven en escalar la K2.