Canciller chino recibe delegación de alto nivel del Talibán

El canciller chino Wang Yi recibió el miércoles a una delegación de dirigentes del Talibán, en momentos en que ambas partes estrechan relaciones mientras Estados Unidos completa su salida de Afgan...

El canciller chino Wang Yi recibió el miércoles a una delegación de dirigentes del Talibán, en momentos en que ambas partes estrechan relaciones mientras Estados Unidos completa su salida de Afganistán.

El retiro estadounidense de Afganistán, previsto para completarse el 31 de agosto, aparece como un regalo para China, el principal competidor estratégico de Washington y que siempre ha rechazado la presencia de sus fuerzas en lo que considera su patio trasero.

Si el Talibán derroca al gobierno central respaldado por Estados Unidos, China podría contar con un corredor estratégico que le permitiría, junto con su viejo aliado Pakistán, ejercer mayor presión sobre su rival común, India.

En una foto publicada en el sitio web del ministerio aparecen Wang y el mulá Abdul Ghani Baradar con su delegación cuando se aprestan a reunirse en la ciudad de Tanjin. Fue una muestra conspicua de cordialidad cuando el Talibán trata por todos los medios de ganar legitimidad.

Wang dijo que China respeta la independencia e integridad territorial de Afganistán y que siempre apoya la no injerencia en sus asuntos internos.

Dijo que la retirada presurosa de Estados Unidos y la OTAN revela el fracaso de las políticas estadounidenses y ofrece al pueblo afgano una oportunidad importante para estabilizar y desarrollar su propio país.

Si bien no se anunció el temario de la reunión, a China le interesa presionar al Talibán para que cumpla su promesa de mantener conversaciones de paz o al menos reducir el nivel de violencia a medida que gana terreno a las fuerzas del gobierno afgano.

China y Afganistán comparten una frontera estrecha en el remoto valle de Wakhan y a Beijing le preocupa un posible derrame de militancia islámica hacia la otrora volátil región de Xinjiang. China ha firmado acuerdos de extracción de petróleo, gas y cobre en Afganistán, los que permanecen inactivos desde hace años.

El Talibán es una fuerza militar y política esencial en Afganistán y previsiblemente cumplirá un papel importante en el proceso de paz, reconciliación y reconstrucción, dijo Wang.

China espera que el Talibán dé prioridad a los intereses de la nación y el pueblo, se concentre en las conversaciones de paz, se imponga objetivos de paz, cree una imagen positiva y busque la unidad entre todos los sectores y grupos étnicos, dijo Wang.

También espera, dijo, que el Talibán se ocupe resueltamente del Movimiento Islámico de Turquestán Oriental, un grupo que según China impulsa una campaña por la independencia de Xinjiang, pero cuya mera existencia está en duda.

Los jefes del Consejo Religioso y el Comité de Propaganda del Talibán también participaron del viaje.