ONG: Agencia de inteligencia detiene a 4 periodistas afganos

Cuatro periodistas afganos fueron detenidos por el servicio de inteligencia del país a su regreso a la ciudad de Kandahar de un viaje de trabajo a una zona fronteriza tomada hace poco por el Talibán...

Cuatro periodistas afganos fueron detenidos por el servicio de inteligencia del país a su regreso a la ciudad de Kandahar de un viaje de trabajo a una zona fronteriza tomada hace poco por el Talibán, según dijo el martes un grupo afgano que defiende la libertad de prensa.

Los cuatro habían viajado a Spin Boldak para entrevistar a comandantes talibanes después de que los insurgentes tomaran un paso fronterizo con Pakistán en la región. Los reporteros estaban acusados de difundir propaganda talibán, según el Ministerio del Interior.

El grupo afgano de prensa, conocido como Nai, dijo que los periodistas volvieron el lunes a a casa, en Kandahar, y fueron detenidos por la Dirección Nacional de Seguridad. El martes de desconocía su paradero, indicó Nai.

Tres de los periodistas -Bsimullah Wantandost, Qudrat Sultani y Moheb Obaidi- trabajan para la emisora local de radio Mellat Zhagh. El cuarto, Sanaullah Siam, era un cámara de la agencia de noticias china Xinhua, señaló el grupo.

El vocero talibán Mohmmad Naeem, en la oficina política de los insurgentes en Qatar, condenó la detención del gobierno afgano y dijo que los reporteros sólo hacían su trabajo al intentar seguir los acontecimientos y tratar de revelar los hechos.

Nai tachó el arresto de ilegal y reclamó la liberación inmediata de los periodistas.

El vocero del Ministerio afgano del Interior Mirwais Stanikzai dijo más tarde que los detenidos habían sido acusados de difundir propaganda enemiga. Insistió en que el gobierno de Kabul está comprometido con la libertad de expresión, pero advirtió que ésta debe atenerse a la Constitución y a las leyes del país.

Cualquier clase de propaganda para el beneficio de los terroristas y el enemigo, así como contra el interés nacional de Afganistán, se contará como un delito, añadió Stanikzai.

Los periodistas trabajan bajo circunstancias extraordinariamente difíciles en Afganistán, y a menudo afrontan violencia, amenazas e intimidación que les impiden trabajar adecuadamente.

La nación devastada por la guerra tiene más de 2.000 medios registrados oficialmente. La violencia contra los periodistas creció un 26% en 2020 en comparación con el año anterior, según el Comité Afgano de Seguridad de Periodistas, que registró 132 amenazas y actos de violencia contra periodistas y trabajadores de medios el año pasado.