Vuelve a las farmacias un medicamento contra las náuseas prohibido hace treinta años

  • La preocupación por el medicamento resultó ser falsa y provocó demandas.
  • La nueva versión de la píldora regresará con otro nombre y se venderá con receta.
  • Una dosis diaria previene las náuseas presentadas durante el embarazo.

Un tratamiento que fue retirado del mercado hace 30 años se ganó la aprobación de las autoridades sanitarias de Estados Unidos como el único medicamento designado específicamente para tratar las náuseas.

La preocupación por ese medicamento, que surgió hace mucho, resultó ser una gran falsa alarma y sin embargo provocó cientos de demandas por supuestos defectos de nacimiento.

No ha salido nada mejor en ese tiempo La decisión del lunes significa que una nueva versión de la píldora que se llamada Bendectin regresará a las farmacias estadounidenses, esta vez con el nombre de Diclegis, como un tratamiento efectivo para este proceso del embarazo.

Se cree que en estas décadas, el medicamento estuvo sometido a un mayor escrutinio que otros tratamientos utilizados durante el embarazo.

"Ha habido mucho ruido sobre esto. No ha salido nada mejor en ese tiempo" para tratar las náuseas en esos 30 años, dijo Edward McCabe, director médico de la fundación March of Dimes.

Los médicos en Estados Unidos no han aprobado oficialmente un tratamiento contra las náuseas después de que las demandas obligaron a sacar a Bendectin del mercado en 1983.

Diclegis es fabricado por la empresa canadiense Duchesnay Inc., que durante mucho lo ha vendido en ese país y planea distribuirlo a partir de junio en Estados Unidos. En Canadá se vende con el nombre de Diclectin.

Los ingredientes activos son los mismos

Para todos los nombres, los principales ingredientes son los mismos: vitamina B6 y el antihistamínico de libre venta doxilamina, encontrado en Unisom, un tratamiento para conciliar el sueño. En Estados Unidos, los obstetras han asesorado durante mucho tiempo a las embarazadas sobre cómo mezclar y preparar la dosis correcta ellas mismas.

La diferencia es que Diclegis —que se venderá sólo con receta médica— combina ambos ingredientes con una capa de lenta liberación diseñada para ayudar a las mujeres a tomar una dosis diaria antes de que lleguen las náuseas.

La autorización de la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus siglas en inglés) al tratamiento es necesario, dijo Jeffrey Ecker, portavoz del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. En 2004, esta asociación emitió una guía donde indicaba que la vitamina B6 y la doxilamina eran una terapia de primera línea.