Familia de Castillo alista maletas rumbo a capital de Perú

quedará al cuidado de la hermana mayor de la futura primera dama. En las últimas semanas han llegado a su puerta para despedirse o felicitarlos una innumerable cantidad de personas que la pareja pre...

quedará al cuidado de la hermana mayor de la futura primera dama. En las últimas semanas han llegado a su puerta para despedirse o felicitarlos una innumerable cantidad de personas que la pareja presidencial conoce por décadas.

María Medina, una madre de familia cuya hija Zaira Banda, de 12 años, fue alumna de Pedro Castillo en la escuela rural donde el expresidente enseñó por casi un cuarto de siglo, recibió una llamada del mismo futuro mandatario un día reciente. Me dijo: quisiera que venga por favor a la juramentación a Lima, relató Medina, una mujer descalza e iletrada mientras tomaba un descanso en la fabricación de quesos en su casa de adobes en la aldea San Luis de Puña.

La última noche antes de partir a Lima, la futura primera dama y su familia asistieron a un culto en la iglesia del Nazareno que está ubicada a pocos metros de su casa. El pastor Víctor Cieza invitó a decenas de pastores de otras iglesias evangélicas de las aldeas circundantes.

La iglesia de paredes amarillas y techo de zinc se llenó de vecinos ataviados con sombreros y ponchos de lana, similares a los que usa Pedro Castillo. También asistieron varios niños. Cantaron acompañados de una guitarra; otros reflexionaron sobre la vanidad y la necesidad de la humildad.

Al finalizar la ceremonia, Lilia Paredes pidió la palabra y dijo todos nos conocen, nunca nos vamos a olvidar de donde somos y donde tenemos que volver porque los cargos no son para siempre.