Bezos vuela en su propio cohete: ¡El mejor día de todos!

para llevar la cápsula a la altura deseada, antes de separarse y descender en posición vertical.

para llevar la cápsula a la altura deseada, antes de separarse y descender en posición vertical.

Los pasajeros tuvieron varios minutos de ingravidez y un video mostró a los cuatro flotando dentro de la espaciosa cápsula blanca. Se les vio dando saltos mortales, lanzando caramelos y pelotas. Se les escuchó dando vítores, gritos y exclamando guau. La cápsula descendió con la ayuda de paracaídas, y los pasajeros experimentaron brevemente una fuerza de gravedad de seis veces la normal en la Tierra.

Encabezados por Bezos, salieron muy sonrientes de la cápsula, abrazaron a sus familiares, amigos e hijos y festejaron con botellas de vino espumoso, rociándose entre sí.

Mis expectativas eran altas y se vieron superadas espectacularmente, dijo Bezos más tarde.

Su vuelo duró 10 minutos y 10 segundos, cinco minutos menos que el vuelo de Alan Shepard en 1961. Las hijas de Shepard, Laura y Julie, fueron presentadas en una conferencia de prensa realizada unas horas más tarde.

Con Bezos viajaron su hermano menor Mark y Wally Funk, una de 13 pilotos que se entrenaron a principios de la década de 1960 para el proyecto Mercury de la NASA pero que al final no llegaron al espacio.

He estado esperando desde hace mucho tiempo para conseguirlo finalmente, dijo Funk después del vuelo. Quiero ir de nuevo, rápido, agregó.

Junto a ellos estuvo el primer cliente de pago de la compañía, Oliver Daemen, un estudiante universitario holandés cuyo padre fue uno de los postores de una subasta millonaria. Daemen fue un sustituto de última hora del misterioso ganador de la subasta, quien optó por tomar un vuelo posterior. El padre del adolescente holandés participó en la subasta y acordó pagar un precio más bajo no revelado la semana pasada, cuando Blue Origin ofreció a su hijo el asiento vacante.