Estudiantes regresan de a poco a las aulas en Bolivia

Miles de estudiantes de zonas periurbanas, de pequeñas ciudades y el área rural de Bolivia comenzaron a regresar el lunes a las aulas después de un año y medio cerradas por causa de la pandemia de...

Miles de estudiantes de zonas periurbanas, de pequeñas ciudades y el área rural de Bolivia comenzaron a regresar el lunes a las aulas después de un año y medio cerradas por causa de la pandemia del nuevo coronavirus, que está en desescalada en la nación andina, informaron las autoridades.

Desde este lunes iremos pasando gradualmente de la modalidad de educación a distancia a la presencial. La asistencia presencial irá en aumento conforme a los informes del Ministerio de Salud, dijo el ministro de Educación, Adrián Quelca, en declaraciones a medios locales.

Un 22% de escuelas y colegios regresó a clases presenciales, según el Ministerio de Educación. Las aulas deben recibir de forma alternada al 50% de los alumnos quienes deben acudir con barbijo. En las ciudades más pobladas, las clases se mantienen a distancia por unas semanas más.

Al sur de La Paz en un barrio periurbano, el director de una escuela se encargó de rociar alcohol en las manos de decenas de niños antes de ingresar a los salones de clases.

Tenemos que recuperar la educación (presencial). Es el deseo de padres, maestros y alumnos, dijo Luis Adolfo Machicado, director de la unidad educativa Sagrada Familia.

Los padres nos hemos organizado para que nuestros hijos vuelvan a clases. Por Internet no aprenden y tiene un costo. Yo tengo tres hijos en la escuela, comentó Edith Silvestre. Los padres de familia se encargan de controlar las medidas de bioseguridad en maestros y estudiantes y proveer agua y jaboncillo.

En regiones rurales y en un esfuerzo por evitar más perjuicios en la educación de sus hijos, padres de familia también impulsaron el retorno a clases debido a dificultades técnicas y económicas para acceder a Internet.

Tras alcanzar la meseta, los contagios diarios cayeron por debajo del 50% respecto a semanas pasadas, al tiempo en que avanzaba el plan de vacunación. Un 37% de la población ya recibió una primera dosis y un 13% la segunda, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

Hasta el domingo Bolivia registraba 462.154 contagios y 17.458 fallecidos, según el Centro de Ciencia e Ingeniería en Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

Las autoridades sanitarias han llamado a mantener las medidas de bioseguridad ante una posible cuarta ola que se espera para finales de agosto debido a un relajamiento de la población que presiona por regresar a la normalidad.