Vacunas contra el coronavirus reflejan enorme desigualdad

pero la distribución y la entrega dejaban mucho que desear. La brecha entre ricos y pobres crecía día tras día.

pero la distribución y la entrega dejaban mucho que desear. La brecha entre ricos y pobres crecía día tras día.

Producir vacunas no es sencillo y los laboratorios empezaron a retrasarse.

AstraZeneca comenzó a reducir sus entregas a Europa. La producción de Pfizer también se demoró durante un breve período. Hubo un incendio en una planta que estaba siendo construida para producir vacunas en la India. Moderna redujo sus suministros a Gran Bretaña y Canadá.

En Estados Unidos, las autoridades tiraron millones de dosis arruinadas de una planta de Baltimore tras descubrir que su personal había combinado inadvertidamente ingredientes de dos vacunas distintas.

Acto seguido la India, que soportaba una creciente ola de contagios del COVID-19, bloqueó las exportaciones hasta al menos fines del 2021.

Numerosos funcionarios oficiales han presionado para que haya una transferencia de tecnología durante la pandemia.

Las vacunas, no obstante, no llegan con la velocidad y en la cantidad necesarias a las naciones pobres.

Una reciente reunión de los encargados de asignar vacunas de la OMS concluyó sin que se lograse nada: No había vacunas para distribuir. Ninguna dosis de la de AstraZeneca, ninguna dosis de la de Pfizer, ninguna dosis de la de Johnson & Johnson, dijo el doctor Bruce Aylward, asesor de la OMS.

Funcionarios tanto del gobierno de Trump como del de Joe Biden dijeron que su prioridad era vacunar a la población estadounidense.

Nuestra responsabilidad es atender a los nuestros antes de atender a los demás, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades Rachel Walensky.

COVAX depende hoy de donaciones que no están garantizadas y la mayoría de sus dosis no llegarán hasta el 2022.

___

Maria Cheng informó desde Londres y Aniruddha Ghosal desde Nueva Delhi. También colaboraron Sally Ho (Seattle), Zeke Miller (Washington), Dánica Coto (San Juan) y Stacey Plaisance (Nueva Orleáns).