El presidente sirio Bashar Assad jura para un cuarto mandato

El presidente sirio, Bashar Assad, prestó juramento el sábado para un cuarto mandato de siete años en el país devastado por la guerra, prometiendo superar el impacto de las sanciones económicas o...

El presidente sirio, Bashar Assad, prestó juramento el sábado para un cuarto mandato de siete años en el país devastado por la guerra, prometiendo superar el impacto de las sanciones económicas occidentales y retomar el territorio que aún no controla después de 10 años de combates.

La ceremonia de juramentación se llevó a cabo en el palacio presidencial y asistieron clérigos, miembros del Parlamento, figuras políticas, oficiales del ejército y otros afiliados.

Assad se reeligió en mayo con una abrumadora mayoría, pero la oposición en Siria y algunos países de Occidente describieron la elección como ilegítima y fraudulenta.

En el poder desde el 2000, su nuevo mandato comienza con un país que aún está devastado por la guerra y se hunde cada vez más en una crisis económica que se agrava. Acusado por los gobiernos de Europa y Estados Unidos por la mayoría de las atrocidades de la guerra, Assad ha enfrentado sanciones cada vez mayores que también apuntan a sus colaboradores cercanos e instituciones estatales.

Assad dijo en su discurso inaugural que todas sus preocupaciones se enfocan en liberar la tierra y enfrentar las ramificaciones económicas y sociales de la guerra.

Mejorar las cosas es posible, ciertamente posible, dijo, en su discurso de más de una hora. La guerra y el asedio no cerraron las puertas por completo... podemos atravesarlas. Sólo tenemos que averiguar cómo hacerlo.

La ONU calcula que más del 80% de los sirios viven por debajo del umbral de la pobreza. La moneda siria ha ido perdiendo valor y los servicios y recursos básicos son escasos o se ofrecen a precios exorbitantes en el mercado paralelo. Los combates han disminuido en gran medida, pero partes de Siria siguen fuera del control del gobierno y hay tropas y milicias extranjeras desplegadas en diferentes partes del país.

Assad afirmó que los fondos sirios atascados en los bancos libaneses, que calculó entre 40.000 y 60.000 millones de dólares, era un desafío mayor que las sanciones. Líbano enfrenta su propia crisis económica. Eso priva a Siria de fondos, dijo, y presiona a la libra siria, que ahora se cotiza a alrededor de 3.000 unidades por dólar, en comparación con las 47 libras por dólar al comienzo de la guerra.

Assad cuenta con el apoyo de Irán y Rusia, que enviaron tropas y asistencia que lo apoyaron durante toda la guerra. Las conversaciones dirigidas por la ONU para poner fin al conflicto no han logrado ningún avance.

___

El Deeb reportó desde Beirut