21 muertos en inundaciones en Alemania y Bélgica

Al menos 19 personas murieron y docenas estaban desaparecidas en Alemania después de que las fuertes inundaciones convirtieran arroyos y calles en caudalosos torrentes, arrastraran autos y derribaran...

Al menos 19 personas murieron y docenas estaban desaparecidas en Alemania después de que las fuertes inundaciones convirtieran arroyos y calles en caudalosos torrentes, arrastraran autos y derribaran algunos edificios.

Las autoridades en el condado occidental de Euskirchen reportaron el jueves ocho muertes relacionadas con las inundaciones. Las operaciones de rescate se vieron complicadas por los cortes en los servicios de telefonía e internet en parte de la región, que está al suroeste de Colonia.

La policía en la ciudad occidental de Coblenza, por su parte, informó de cuatro muertos en el condado de Ahrweiler y unas personas 50 atrapadas en los tejados de sus casas a la espera de rescate.

Seis casas se derrumbaron durante la noche en el poblado de Schuld. Nos han reportado muchos desaparecidos, dijo la policía.

Schuld se encuentra en Eifel, una región volcánica de colinas y pequeños valles al suroeste de Colonia.

El alcance de los daños en la región aún no estaba claro, después de que muchos poblados quedaran aislados por inundaciones y aludes de tierra que hicieron impracticables las carreteras. Videos difundidos en medios sociales mostraban autos flotando por las calles y casas medio derruidas en algunos lugares.

Las autoridades han declarado una emergencia en la región tras días de fuertes lluvias, que también han afectado al oeste y el centro de Alemania, así como a los países vecinos, y dejado daños generalizados.

Cuatro personas murieron en distintos incidentes después de que se inundaran sus sótanos en Colonia, Kamen y Wuppertal, según la policía. Una represa en Wuppertal corría riesgo de reventar, según las autoridades.

Las autoridades en el condado de Rin-Sieg, al sur de Colonia, ordenaron evacuar varios poblados bajo el embalse de Steinbachtal por temor a que la represa pudiera reventar.

Un bombero se ahogó el miércoles durante una operación de rescate en Altena, una ciudad en el oeste de Alemania, y otro se desmayó durante un rescate en una central eléctrica de Werdohl-Elverlingsen. Un hombre estaba en paradero desconocido en la población oriental de Joehstadt tras desaparecer cuando intentaba asegurar su propiedad ante las crecidas, según las autoridades.

Un hombre de 82 años falleció tras una caída en su sótano inundado en la ciudad de Wuppertal, en el oeste de Alemania, que estaba entre las más afectadas.

Las conexiones ferroviarias se suspendieron en gran parte de Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado del país.

El servicio alemán de meteorología, DWD, esperaba que la lluvia remitiera el jueves.

Los aguaceros constantes durante la noche empeoraron la situación en el este de Bélgica, donde una persona murió ahogada y al menos otra estaba desaparecida.

En algunos pueblos se registraron inundaciones sin precedentes, que convirtieron los centros urbanos en ríos.

El agua cubrió tramos de varias autopistas importantes y el tráfico ferroviario del sur y el este de Bélgica quedó paralizado. El servicio de trenes señaló que era muy improbable encontrar un transporte alternativo.

En la población oriental de Eupen, en la frontera con Alemania, un hombre murió tras verse arrastrado por un torrente, según dijo a la cadena RTBf un gobernador local.

En Lieja, la ciudad más importante del este de Bélgica, el río Mosa podría desbordarse para primera hora de la tarde y llegar al centro de la ciudad. La policía advirtió a los vecinos que tomaran precauciones.

Las autoridades en la localidad holandesa de Valkenburg, situada en el sur cerca de las fronteras alemana y belga, evacuaron una residencia y un hospicio durante la noche en medio de unas inundaciones que anegaron la calle principal de la ciudad turística, según medios holandeses.

El gobierno holandés desplegó unos 70 militares en la provincia sureña de Limburgo para ayudar con tareas como el transporte de personas evacuadas y llenar sacos de arena mientras los ríos se desbordaban. No había reportes de heridos asociados a las crecidas en Holanda.

Las precipitaciones más intensas de lo normal también han causado inundaciones en el nordeste de Francia esta semana. Una línea de tren a Luxemburgo sufrió interrupciones y los bomberos evacuaron a docenas de personas de casas cerca de Luxemburgo y de la frontera con Alemania, así como en la región de Marne, según la televisora local France Bleu.

Algunas zonas han recibido en uno o dos días el equivalente a la lluvia de dos meses, según el servicio meteorológico francés. Con la tierra ya saturada, la agencia esperaba más aguaceros el jueves y activó alertas por inundación en 10 regiones.

___

Raf Casert en Bruselas, Angela Charlton en París y Mike Corder en La Haya contribuyeron a este despacho.