Israel descarta cierre nacional, pero refuerza restricciones

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, dijo el miércoles que el país puede superar un aumento preocupante de nuevos casos de coronavirus sin un cierre nacional, pero eso depende en parte de q...

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, dijo el miércoles que el país puede superar un aumento preocupante de nuevos casos de coronavirus sin un cierre nacional, pero eso depende en parte de que las personas usen mascarillas en lugares cerrados para limitar la propagación de la variante delta que es más contagiosa.

Bennett dijo a los periodistas en conferencia de prensa que ha dado instrucciones a la policía para multar a las personas que no se apeguen a las disposiciones, como el uso de cubrebocas.

Eso es lo justo, porque está mal tener gente que sea perezosa y lastime al resto del público, dijo Bennett. Un confinamiento nacional es un último recurso, agregó, un reflejo del esfuerzo del gobierno para mantener fuerte la economía de Israel.

Dejen de dar la mano, aconsejó a los israelíes, sugiriendo mejor saludar con el codo. Dejen de besar y abrazar, excepto a la familia. También instó a los israelíes a no viajar al extranjero ya que la variante delta se extiende por Europa y otros lugares.

Las nuevas infecciones diarias en Israel aumentaron a más de 700 el miércoles, a pesar de tener una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo. Más de 5,7 millones de personas de la población de Israel de 9,3 millones han sido vacunadas al menos una vez y unas 5,2 millones de personas han recibido dos dosis.

La mayoría de los casos de COVID-19 en el país son leves y los graves siguen siendo relativamente bajos, pero casi todos los nuevos contagios se deben a la variante delta.

En Israel es obligatorio el uso de cubrebocas en lugares cerrados, pero su cumplimiento es laxo, incluso en el transporte público y en los hospitales.

Bennett también anunció que el profesor Salman Zarka, director del Centro Médico Ziv en el norte de Israel, supervisará la respuesta del país como el nuevo zar del coronavirus.

Zarka, miembro de la minoría drusa de Israel, anteriormente estuvo al mando del cuerpo médico del ejército y dirigió el hospital de campaña israelí de ayuda humanitaria a los sirios.