Cuba, Haití... y la Florida, un reto delicado para Joe Biden

de no brindar suficiente apoyo a los disidentes cubanos.

de no brindar suficiente apoyo a los disidentes cubanos.

Los demócratas, por su parte, expresan frustración porque Biden todavía no dio marcha atrás con la línea dura que impuso Trump hacia Cuba.

El senador Marco Rubio y el representante Carlos Giménez, ambos republicanos de la Florida, son algunos de los funcionarios elegidos que pidieron a Biden esta semana que mantenga las políticas de Trump hacia Cuba. Los demócratas tienen en la mira la banca de Giménez en las elecciones de mitad de término del año que viene.

También pidieron a Biden que asista a los manifestantes, entre otras cosas ofreciendo acceso libre a la internet para contrarrestar los esfuerzos del gobierno por impedir que los manifestantes transmitan su mensaje al mundo.

Giménez dijo en una entrevista que no basta con mantener el status quo en momentos en que la isla vive algunas de las manifestaciones de descontento más intensas en más de 60 años, que Biden describió como un llamado a la libertad.

Biden perdió la Florida por un margen que fue dos veces el que se registró cuando Trump superó a Hillary Clinton en el 2016.

A Trump lo ayudó el hecho de que redujo el margen de la victoria demócrata en el importante condado de Miami-Dade en casi 13 puntos porcentuales. Giménez y otra figura nueva como él de ascendencia cubana, María Elvira Salazar, arrebataron a los demócratas bancas en la cámara baja enfocándose en el voto cubano.

La mayoría de los cubanos de la Florida apoyaron a Trump, con un margen del 58% contra el 41% de Biden, según AP VoteCast. El margen se invirtió entre los otros votantes hispanos de la Florida, que se pronunciaron a favor de Biden, quien recibió el 59% de sus votos contra el 40% de Trump.

Biden no es ningún tonto, dijo Giménez. No es solo lo de Cuba, es todo el tema de socialismo, comunismo y censura, que hizo girar a la gente de Miami-Dade hacia la derecha. El problema que tiene el presidente son los extremos de su propio partido, que parecen estar manejando la agenda, algo de lo que no se puede escapar en estos momentos.

El portavoz de la Casa Blanca Chris Meagher dijo que Biden, desde su época de senador, fue un feroz crítico del régimen castrista y tiene un firme compromiso con los derechos humanos en Cuba.

Formulará su política hacia Cuba a partir de dos principios: La defensa de la democracia y de los derechos humanos por un lado, y la idea de que los estadounidenses, y sobre todo los cubano-estadounidenses, son los mejores embajadores para promover la libertad y la prosperidad en Cuba por el otro, sostuvo Meagher.

___

Madhani informó desde Chicago. Hannah Fingerhut colaboró en este despacho.