Jefe del COI llega a Tokio, que declara estado de emergencia

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, llegó el jueves a Tokio, donde era probable que se vetara la asistencia de público a los Juegos de Tokio después de que el primer min...

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, llegó el jueves a Tokio, donde era probable que se vetara la asistencia de público a los Juegos de Tokio después de que el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, anunciara el estado de emergencia en la región por un aumento de los contagios de coronavirus.

El estado de emergencia comenzaría el lunes y duraría hasta el 22 de agosto. Esto implica que los Juegos, que se celebran del 23 de julio al 8 de agosto, se celebrarán por entero bajo medidas de emergencia.

La declaración era necesaria para impedir el repunte de la futura expansión de casos en todo el país, dijo Suga.

Bach evitó en gran parte a la prensa en su llegada al aeropuerto de Haneda en Tokio y, en una tarde lluviosa, acudió al cuartel general del COI en Tokio para los Juegos, un hotel de cinco estrellas en el centro de la capital. Según medios, tendrá que permanecer tres días en aislamiento.

Bach llegó apenas dos semanas antes de la apertura de los aplazados Juegos Olímpicos. El COI y los organizadores locales intentan celebrar las competiciones en plena pandemia pese a la oposición de la población japonesa y de la comunidad médica.

El aspecto más relevante del estado de emergencia es una petición a bares, restaurantes y locales de karakoke que sirvan alcohol para que cierren. La prohibición de servir alcohol es una petición clave para controlar las celebraciones asociadas a los Juegos y evitar que la gente beba y festeje. Se espera que los residentes de Tokio sean invitados a quedarse en casa y ver los Juegos por televisión.

Un tema clave es cómo impedir que la gente que disfruta de los Juegos salga a beber, indicó el ministro japonés de Salud, Norihisa Tamura.

El estado de emergencia actual concluye el domingo. Tokio reportó 920 casos el miércoles, por encima de los 714 de la semana anterior. Era el 18vo día seguido de aumentos de una semana a otra, y la cifra más alta desde los 1.010 contagios registrados el 13 de mayo.

Hace meses que se prohibió la asistencia de hinchas llegados del extranjero. Pero hace apenas dos semanas, los organizadores y el COI decidieron permitir un 50% de aforo en las sedes, hasta un máximo de 10.000 asistentes locales. Las medidas de emergencia obligarán a cambiar los planes de nuevo. Se esperaba que la decisión llegara el jueves.

Es probable que el aumento de los contagios suponga que no haya ningún espectador en las sedes, aunque patrocinadores y otras personas podrían tener acceso. El ambiente sin hinchas incluiría la ceremonia de apertura en el Estadio Nacional, que ha costado 1.400 millones de dólares.