Alcaldesa: Se hizo todo por hallar mascotas entre escombros

utilizando escaleras sobre grúas para inspeccionar lo que quedaba del edificio de 12 pisos, detalló la alcaldesa del condado Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa.

utilizando escaleras sobre grúas para inspeccionar lo que quedaba del edificio de 12 pisos, detalló la alcaldesa del condado Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa.

Tomamos todas las medidas que pudimos en busca de cualquier mascota, de cualquier animal, en el edificio antes de su demolición, declaró Levine Cava.

La funcionaria señaló que los equipos de emergencia utilizaron drones con cámaras térmicas que sobrevolaron los escombros, la torre y otras áreas que no eran seguras para el paso de las personas. Añadió que se mantuvieron las puertas abiertas para darle a cualquier mascota extraviada la posibilidad de salir del lugar y se colocaron trampas en los balcones a pesar del enorme riesgo personal para los socorristas..

Quiero decir lo más claro posible y exhorto a nuestra comunidad a entender que realmente hicimos todo lo posible en cada paso, y con un riesgo enorme para nuestros equipos de emergencia, a fin de asegurarnos de que todas las mascotas que eran queridos miembros de la familia ”que ninguna de ellas estuviera dentro del edificio antes de su demolición.

El avistamiento de un gato el sábado les dio esperanza a familiares y grupos de protección animal de que aún podrían rescatarse a algunas mascotas.

Una de las sobrevivientes, Susana ílvarez, está devastada por la desaparición de su querida gata de cuatro años, Mia, que se quedó en el 10mo piso. El domingo, ílvarez intentó desesperadamente ponerse en contacto con los socorristas para determinar si habían encontrado a su gata.

Mi gata sigue ahí, Mia, y sé que está debajo de mi cama, comentó. ¿En qué estará pensando?

ílvarez, de 62 años, estaba en el proceso de mudarse al condominio junto con su madre, quien padece de Alzheimer avanzado, antes de que ocurriera la tragedia. Una semana antes llevó a su gata al condominio, registrándola como animal de apoyo emocional.

La gata era tímida y por lo general se escondía bajo la cama, aunque recientemente comenzaba a salir más, contó ílvarez.

En pánico mientras el edificio colapsaba, ílvarez salió del apartamento y sólo llevó consigo su celular para iluminarse, preguntándose mientras escapaba por una escalera que se caía a pedazos si tenía tiempo de regresar para sacar a Mia de debajo de la cama.