El papa Francisco continúa hospitalizado tras una cirugía

El papa Francisco pasaba el lunes su primera mañana convaleciente en un hospital de Roma tras una cirugía intestinal bajo anestesia general, y al parecer se encontraba bien.

El papa Francisco pasaba el lunes su primera mañana convaleciente en un hospital de Roma tras una cirugía intestinal bajo anestesia general, y al parecer se encontraba bien.

El Vaticano ha dado pocos detalles sobre la operación del domingo por la noche en la Policlínica Agostino Gemelli de Roma, un importante hospital católico en la capital italiana.

Un cardenal italiano dijo a la prensa que le habían informado de que el papa evolucionaba encontraba bien.

Nuestras plegarias y nuestra cercanía son muy grandes, dijo el cardenal Enrico Feroci en el aeropuerto de Roma, donde iba a tomar un vuelo. Dijo que esa mañana había hablado con otro cardenal, Angelo de Donatis, y me dijo que el papa se encuentra bien, según declaraciones recogidas por la agencia italiana ANSA. De Donatis es el vicario de la diócesis de Roma.

Francisco se aloja en una suite espacial de la 10ma planta que el hospital mantiene disponible para el papa, después de varias estancias del papa Juan Pablo II en el centro por distintos problemas médicos.

Se espera que Francisco pase varios días ingresado.

El Vaticano tenía previsto informar dos veces al día sobre el estado del papa. El Vaticano dijo el domingo por la tarde que Francisco, de 84 años, había respondido bien a la cirugía en el colon.

Francisco había desarrollado una estenosis, o angostamiento, de la porción sigmoidea del intestino grueso.

El Vaticano ha dicho que la cirugía estaba programa, aunque no se anunció hasta que Francisco estuvo ingresado.

Médicos no relacionados con la hospitalización del papa han señalado que en algunos casos se hace una resección de la zona afectada del intestino.

Sin embargo, el Vaticano no describió en un primer momento qué había implicado la intervención o cuánto había durado.

La recuperación de operaciones de esa clase suele requerir varios días en el hospital.