Grupo forense acude a aldea de Canadá arrasada por incendio

sólo si ha sido considerada segura.

sólo si ha sido considerada segura.

Los casi 1.000 habitantes de Lytton huyeron de sus casas la tarde del miércoles, un día después de lidiar con temperaturas récord de 49,6 grados Celsius (121,2 Fahrenheit).

Uno de los residentes dijo que vio a sus padres morir luego que un cable de electricidad les cayó encima mientras intentaban escapar de las llamas.

Jeff Chapman le contó a CBC News que él y sus padres, de más de 60 años, se preparaban para cenar cuando vieron el humo y las llamas que se acercaban.

No había nada que pudiéramos hacer, dijo Chapman. Llegó muy rápido y no teníamos a dónde ir.

Chapman señaló que ayudó a sus padres a resguardarse en una trinchera que había sido excavada para la reparación de un sistema séptico. Cubrió la zanja con hojalata. Luego, pasó los siguientes 45 minutos tendido sobre la grava de una vía de tren mientras el incendio ardía a su alrededor.

Cuando volvió con sus padres, un cable de electricidad había caído sobre ellos.

Sólo tratamos rescatar por lo que habíamos trabajado todas nuestras vidas, narró. Tal vez no era lo mejor, pero era nuestro hogar.

Los que escaparon de las llamas se refugiaron en distintos centros de evacuación en distintos puntos de la provincia.

John Haugen, jefe interino del primer pueblo de Lytton, dijo que muchas de las personas siguen devastadas por haber perdido sus casas.

Para muchos es traumático, subrayó a Global News. Aún no se hacen a la idea de que no tienen una casa a la cual volver.