México procesa a funcionarios ligados a muerte de migrantes

por homicidio, abuso de autoridad y falso testimonio.

por homicidio, abuso de autoridad y falso testimonio.

Las autoridades no explicaron cuál fue el móvil del crimen, pero en México policías locales y estatales corruptos a menudo están a sueldo de los cárteles. Estas bandas del crimen organizado suelen cobrar a los traficantes de migrantes por cruzar sus territorios y secuestran o matan a migrantes que no hayan pagado o a quienes optaron por cruzar a través de grupos rivales.

El crimen revivió la masacre de 72 migrantes en 2010 cerca de la localidad de San Fernando, también en el estado de Tamaulipas. La posibilidad de que se repitiera una masacre de ese tipo era una de las mayores preocupaciones del actual gobierno mexicano, que garantizó que en el caso de Camargo no habría impunidad.