"Zola" es la mirada más vívida de la cineasta Janicza Bravo

con más reverencia. Para Bravo y Harris, la cadena de publicaciones era una epopeya homérica moderna. Querían cimentar la película en la perspectiva de Zola y capturar la forma en que las mujeres ...

con más reverencia. Para Bravo y Harris, la cadena de publicaciones era una epopeya homérica moderna. Querían cimentar la película en la perspectiva de Zola y capturar la forma en que las mujeres negras pueden ser tratadas como desechables, y las consecuencias traumáticas de la apropiación blanca de la negritud.

Cuando Janicza se unió, se centró más en mi voz, dice King, quien es productora ejecutiva de la película y cuyos tuits se publicaron en un libro de tapa dura.

En la película, Zola (interpretada por Taylour Paige) es una camarera de Detroit cuya nueva amiga, una clienta a la que atiende, Stefani (Riley Keough), la insta a que pase un fin de semana con ella en Florida para divertirse y ganar dinero desnudándose. Keough interpreta a Stefani como imitando a Zola al adoptar sus gestos y sus frases. Para Harris, es una especie de cara pintada sin maquillaje negro; una escena que compara con Bamboozled de Spike Lee. Observamos cómo Stefani arrastra a Zola a una situación infernal.

Zola vira la cámara hacia la blancura. Es un tema presente en todo el trabajo de Bravo, incluido su largometraje anterior Lemon (sobre un actor fracasado poco atractivo, realizado con su exmarido y colaborador frecuente Brett Gelman); y una serie en desarrollo con Jake Gyllenhaal como Dan Mallory, el exitoso novelista conocido por su seudónimo de A.J. Finn que se inventó un pasado trágico que incluía un tumor cerebral. Para Bravo, la blancura a menudo es tratada como invisible y neutral. Su experiencia es lo opuesto.

Quería establecer una conversación con la blancura y quería hablar de eso porque realmente no había visto a nadie hacerlo, especialmente en la comedia, dice Bravo. Por lo general, cuando se trataba de cuestiones raciales, se trataba explícitamente de razas. Y estoy interesada en incorporar la raza a mis circunstancias cotidianas. Así es para mí. Es mi propio procesamiento de sentirme limitada o sentirme menos y lo que es llevar esta piel y este cuerpo.

Pero Zola oculta sus meditaciones reflexivas. A lo largo de la película, cada vez que un diálogo coincide con los tuits de King, un tintineo de Twitter suena como campanadas de una máquina tragamonedas. Es un toque que King considera invaluable.

Cuando veo la película, es como un viaje en el tiempo, como si de repente me olvidara de dónde estoy y estuviera de vuelta en 2015. Ella realmente pinta esa imagen, dice King. La película se siente como Twitter. No sé cómo explicarlo, pero así es. Desde las comillas hasta las campanillas y la iluminación, se siente como si estuvieras en internet.

Sea por su identidad, su infancia internacional o su instinto artístico, la habilidad de Bravo para hacer que lo familiar luzca extraño parece perfectamente compatible con Zola, una película con un pie en la vida real y otro en una realidad digital extraña y etérea. La película, dice, es una carta de amor al lugar de nacimiento de la historia: internet.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.