EEUU: Fiscales buscan acuerdo con acusado de pornografía

Menos de dos meses después de que un juez de Estados Unidos rechazara un acuerdo de culpabilidad, los fiscales federales dicen tener un convenio para resolver un caso contra un hombre al que describe...

Menos de dos meses después de que un juez de Estados Unidos rechazara un acuerdo de culpabilidad, los fiscales federales dicen tener un convenio para resolver un caso contra un hombre al que describen como el mayor proveedor de pornografía infantil en el mundo.

En un documento presentado el jueves ante una corte, los fiscales notificaron al juez federal de distrito Theodore Chuang que han llegado a una propuesta de resolución con Eric Eoin Marques para que el juez la considere.

La carta de una página no revela las condiciones. La corte programó una llamada telefónica para el martes a fin de que el juez discuta el estatus del caso con los fiscales y los abogados defensores.

Durante una audiencia del 12 de mayo, Chuang rechazó el acuerdo de culpabilidad que preveía una sentencia de 15 a 21 años de cárcel para Marques. El juez dijo que se inclinaba por imponer a Marques una sentencia mayor debido a que operaba un servicio de hosting en internet que permitía a los usuarios acceder anónimamente a millones de imágenes ilícitas y videos, y muchos de esos materiales correspondían a violaciones y torturas de bebés y niños pequeños.

El juez criticó la disposición en el acuerdo de culpabilidad que no acreditaría a Marques los seis años que estuvo preso en Irlanda mientras impugnaba su extradición tras su arresto en 2013 en Dublín. Chuang señaló que él no puede indicar al Departamento de Prisiones que se abstenga de contar esos años cuando Marques posiblemente tiene derecho a que se le acrediten. El juez dijo que tampoco está dispuesto a imponer una sentencia de 15 a 21 años si Marques obtiene crédito por esos seis años.

Marques, un hombre de 35 años que posee la doble nacionalidad, estadounidense e irlandesa, fue extraditado a Maryland en marzo de 2019, y se declaró culpable en febrero de 2020 a los cargos de conspiración por promover la pornografía infantil.