Derrumbe en Florida hace pensar muchas causas posibles

ni de nada voluntario, como una bomba.

ni de nada voluntario, como una bomba.

Puedo decirles en estos momentos que no han encontrado evidencia de un acto intencional.

Aparte de eso, se presta mucha atención al agua de mar, cuyo nivel está aumentando en el sur de Florida y otras partes debido a los cambios climáticos. El año pasado, el gobernador republicano Ron DeSantis promulgó una ley para exigir que los constructores realicen estudios sobre el aumento del nivel del mar antes de iniciar proyectos financiados con fondos públicos.

Como todos los demás, el gobernador dice que quiere respuestas sobre la causa del colapso, tan pronto como sea posible.

Necesitamos una respuesta definitiva sobre cómo pudo suceder esto, dijo DeSantis en una conferencia de prensa. Es realmente una tragedia única, en medio de la noche, que medio edificio se desplome así.

Mientras tanto, el terreno en el que está el edificio ha estado hundiéndose gradualmente, de acuerdo con un estudio publicado el año pasado por un profesor de estudios ambientales en la Universidad Internacional de Florida.

Pero el profesor, Shimon Wdowinski, advirtió que no se debe atribuir el colapso a ese hundimiento de la tierra. Su estudio usó datos de satélite recolectados entre 1993 y 1999 para examinar el hundimiento de tierra en Norfolk, Virginia; y en Miami Beach.

En una entrevista por video dada a conocer por la universidad, Wdowinski dijo que el estudio encontró numerosos ejemplos de terrenos hundidos, algunos que causaron grietas en edificios, algo que dijo es bastante común en Florida.

En la mayoría de los casos, esos edificios solamente se mueven, dijo. No hay un colapso catastrófico como en el caso en Surfside, que fue muy desafortunado.

Otra hipótesis es que el agua salada omnipresente en una zona que sufre inundaciones frecuentes llega a los soportes de concreto, donde corroe las barras corrugadas de acero y debilita el concreto.

Abi Aghayere, experto de ingeniería en la Universidad Drexel, dijo que determinar si ocurrió ese deterioro pudiera ser clave para entender el derrumbe.

¿Falló una columna? Esa columna ha estado soportando esa carga durante 40 años ¿Por qué fallaría ahora?, dijo Aghayere, que añadió que es raro que las barras corrugadas se corroan sin que nadie lo note. Tendrías pedazos de concreto saliente, cayéndose.

Otros han mencionado las frecuentes inundaciones en el estacionamiento subterráneo del edificio, incluso la posibilidad de que agua se haya filtrado a través de la roca porosa en la que está la zona que incluye Surfside y Miami Beach.

Funcionarios de Surfside dicen que se estaban realizando trabajos en el techo del edificio, pero han desestimado la posibilidad de que eso haya causado el derrumbe. Barry Cohen, un abogado que escapó de Champlain Towers con su esposa, dijo que el trabajo en el techo pudiera haber sido parte de una tormenta perfecta de causas que se combinaron para derrumbar la estructura.

Ellos estaban haciendo un techo nuevo. Y creo, todo el día, que el edificio estaba resonando, resonando y resonando. Ellos lo han estado haciendo desde hace más de un mes, dijo.

Otro problema mencionado por algunos es la construcción en un edificio cercano, que creen que pudo haber causado vibraciones que debilitaran las torres Champlain. Cohen dijo que él mencionó su preocupación de que el trabajo pudiera estar causando rajaduras en el área de la piscina.

El derrumbe ya ha generado demandas, incluso una que fue entablada apenas horas después por el abogado Brad Sohn contra la asociación de dueños del condominio y que pide compensación por negligencia y otras razones a nombre de todos los residentes del edificio.

La asociación, dice la demanda, pudo haber prevenido el colapso de la torre Champlain Towers South con el ejercicio de atención ordinaria, medidas de seguridad y supervisión.

Un abogado de la asociación, Ken Direktor, no respondió el viernes a un correo electrónico en busca de comentarios.

___

Los periodistas de The Associated Press Freida Frisaro en Fort Lauderdale, Florida; y Bernard Condon en Nueva York contribuyeron a este reportaje