China suspende sentencia en caso de libertad de expresión

Después de pasar meses en la cárcel, uno de los abogados de los derechos humanos más prominentes en China abandonó el martes un centro de detención después de que un tribunal de Beijing le suspendió...

Después de pasar meses en la cárcel, uno de los abogados de los derechos humanos más prominentes en China abandonó el martes un centro de detención después de que un tribunal de Beijing le suspendió una pena de prisión, después de haberlo hallado culpable en un caso relacionado con comentarios en línea críticos al gobernante Partido Comunista.

El tribunal condenó a Pu Zhiqiang de perturbar el orden público e incitar al odio entre etnias, y lo sentenció a tres años de cárcel, pero añadió que la sentencia estará suspendida por tres años.

Seis horas después de la audiencia, Pu salió del Centro de Detención N 1 de Beijing en compañía de su esposa y funcionarios policiales.

Desde el coche, Pu dijo en un mensaje de texto enviado a The Associated Press que estaba "sano y salvo".

Su esposa, Meng Qun, escribió: "Él está bien y todavía bajo vigilancia domiciliaria. Necesita recuperar la salud, necesita un poco de calma y ajustar el tiempo".

El abogado Shang Baojun dijo que el veredicto no entraría en vigor durante 10 días, durante los cuales Pu puede apelar, y que puede ser mantenido en detención o bajo vigilancia domiciliaria, lo cual puede ocurrir en un lugar que no sea su casa.

Desde que llegó al poder en 2013, el presidente de China, Xi Jinping, ha encabezado una campaña de represión contra activistas civiles, abogados de los derechos humanos y la libertad de expresión en línea, en movimientos destinados a apagar toda amenaza potencial al Partido Comunista en el poder.

Fue una buena noticia para los partidarios de Pu, que creen que el caso tiene móviles políticos para castigar al abogado por hablar francamente. Pu se ha convertido en un personaje emblemático entre los abogados que defienden los derechos humanos en China.

Pu se mantuvo activo en la defensa de la libertad de expresión y defendió al artista activista Ai Weiwei. También buscó se ponga fin al sistema de campos de trabajos forzados.