EEUU: Director de Patrulla Fronteriza es obligado a irse

El director de la Patrulla Fronteriza se vio obligado a dejar su cargo el miércoles después de pasar menos de dos años en un puesto que está en el centro de un polarizado debate político.

El director de la Patrulla Fronteriza se vio obligado a dejar su cargo el miércoles después de pasar menos de dos años en un puesto que está en el centro de un polarizado debate político.

Rodney Scott escribió a los agentes que será reasignado, y señaló: Seguiré trabajando duro para apoyarlos en las próximas semanas con el fin de asegurar una transición sin contratiempos".

Scott dijo a altos funcionarios de la agencia durante una llamada para hablar sobre presupuestos y otros asuntos que tenía 60 días para decidir si ser reasignado o jubilarse, de acuerdo con un funcionario con conocimiento directo del asunto que habló a condición de guardar el anonimato debido a que la información no estaba destinada a ser divulgada.

Señaló que no ha tomado una decisión. Raul Ortiz, el subdirector, asumirá el puesto de director interino, comentó Scott a los funcionarios en la llamada.

Scott, un funcionario de carrera, fue nombrado director en enero de 2020 y aceptó con entusiasmo las políticas del entonces presidente Donald Trump, sobre todo la construcción del muro fronterizo. El presidente Joe Biden ha cancelado la construcción del muro.

El Departamento de Seguridad Nacional, el cual supervisa a la Patrulla Fronteriza, no respondió de momento a una petición de comentarios. Scott no respondió a un mensaje de texto ni a uno telefónico.

No es la primera vez que un director de la Patrulla Fronteriza deja el cargo luego de un cambio de gobierno federal. Trump despidió a Mark Morgan, un exagente del FBI y la primera persona externa en dirigir la agencia en sus 97 años de historia, durante su primera semana como presidente y menos de un año después de que Morgan asumiera el cargo durante el gobierno del expresidente Barack Obama.

Después de su despido, Morgan se convirtió en una cara conocida en la televisión por cable al defender las políticas fronterizas de Trump, recibiendo la buena voluntad del presidente y posteriormente Trump lo reincorporó al gobierno. Siendo comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), Morgan desginó a Scott para que estuviera al mando de la Patrulla Fronteriza.

El director de la Patrulla Fronteriza, quien está a cargo de una agencia de casi 20.000 agentes, es designado por el comisionado de la CBP y no está sujeto a la confirmación del Senado. En abril, Biden nominó a Chris Magnus, jefe de la policía de Tucson, Arizona, para que dirigiera la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza.

Scott, que pasó gran parte de su carrera en San Diego, se convirtió en agente en 1992 cuando la ciudad era, por mucho, el corredor más transitado para los cruces ilegales. El tráfico disminuyó luego de que el gobierno aumentó drásticamente la vigilancia en San Diego, pero los críticos señalan que esa medida provocó que la gente cruzara por zonas remotas de California y Arizona, donde miles de personas han fallecido por el calor.

Scott rechazó cumplir con la directiva del gobierno de Biden de que dejara de utilizar términos como extranjero ilegal y que favoreciera descripciones como migrante.

Su periodo relativamente corto al frente de la aegncia estuvo dominado en gran medida por el COVID-19 y por una prohibición a las solicitudes de asilo relacionada con la pandemia de coronavirus que fue implementada en marzo de 2020 y sigue en vigor.