Australia: Rechazan apelación de chilena contra extradición

Una jueza australiana desestimó el jueves la apelación de una mujer contra su extradición a Chile, donde es buscada por cargos de secuestro que se remontan a la dictadura militar de Augusto Pinoche...

Una jueza australiana desestimó el jueves la apelación de una mujer contra su extradición a Chile, donde es buscada por cargos de secuestro que se remontan a la dictadura militar de Augusto Pinochet en la década de 1970.

Adriana Rivas había presentado una apelación contra el fallo de un magistrado de Sydney emitido en octubre que permitía que fuera extraditada bajo acusaciones de que secuestró a siete personas en 1976 y 1977, entre ellas el líder del Partido Comunista, Víctor Díaz.

Rivas era asistente de Manuel Contreras, el jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) durante la dictadura de Pinochet. La acusada, de 68 años, negó haber conocido a las supuestas víctimas, quienes no han sido encontradas.

La jueza de la Corte Federal Wendy Abraham falló que Rivas podía ser extraditada por los siete cargos de secuestro con agravantes. Puede apelar la decisión ante el pleno de la Corte Federal australiana.

Sus abogados argumentaron que no era una agente de la DINA y que su trabajo era mundano. Sus actividades incluían recoger la ropa de la lavandería, hacer café y traducir, comentaron los abogados.

Rivas se mudó a Australia en 1978 y fue detenida en Chile durante un viaje para visitar a su familia en 2006. Luego de unos meses fue puesta en libertad condicional y huyó a Australia en 2009.

Vivía tranquilamente en los adinerados suburbios del este de Sydney, trabajando como niñera y empleada de limpieza a tiempo parcial, hasta que fue arrestada en febrero de 2019 bajo una orden de extradición de la Corte Surpema de Chile.

Varios intentos de conseguir la libertad provisional durante la audiencia de extradición han fracasado. Australia y Chile han tenido un acuerdo de extradición desde 1993.

En 2014, Rivas comentó al Special Broadcasting Service de Australia que era inocente de los cargos, pero defendió el uso de la tortura en Chile diciendo que era necesario en ese entonces.