Fiscalía brasileña investiga compra de vacuna Bharat Biotech

La fiscalía federal en Brasilia investiga posibles irregularidades en un contrato fimado por el Ministerio de Salud brasileño para la compra de 20 millones de dosis de la vacuna Covaxin contra COVID...

La fiscalía federal en Brasilia investiga posibles irregularidades en un contrato fimado por el Ministerio de Salud brasileño para la compra de 20 millones de dosis de la vacuna Covaxin contra COVID-19 fabricada por el laboratorio indio Bharat Biotech.

Los investigadores tienen bajo la lupa un acuerdo firmado en febrero por el que Salud se comprometió a pagar 320 millones de dólares -a un valor de 15 dólares por dosis- a la empresa Precisa Medicamentos, representante de Bharat Biotech en Brasil, según consta en un documento enviado por la oficina de prensa de la fiscalía a The Associated Press.

Llamó la atención de la fiscalía el precio pagado por cada dosis, mayor al de otras vacunas, y también que supuestamente se haya ignorado un historial de irregularidades de socios de la empresa Precisa en contratos anteriores con el gobierno federal.

Precisa dijo en una nota enviada a la AP que el precio de la vacuna acordado con el Ministerio de Salud brasileño es el mismo por el que fue negociada con otros 13 países y aseguró que los tratos con Salud siguieron todos los caminos formales y fueron realizadas de forma transparente".

La fiscal federal Luciana Loureiro Oliveira destacó en un documento firmado el 16 de junio que socios de Precisa entablaron hace tres años, a través de otra empresa, un contrato de venta de medicamentos a Salud que nunca fueron entregados, generando un perjuicio millonario a las arcas públicas.

Brasil debería recibir todas las vacunas Covaxin en un plazo de hasta 70 días, pero éste fue incumplido. Oliveira llamó la atención sobre el hecho de que Salud celebrara un contrato de compra de la vacuna de Bharat Biotech pese a que ésta no había sido aprobada por la agencia sanitaria brasileña, Anvisa, mientras disponía de otras opciones ya aprobadas en el mercado y por precios inferiores, como la vacuna Pfizer.

El historial de irregularidades que involucran a socios de Precisa y el elevado precio pagado por las dosis contratadas requieren una investigación profunda tanto en los aspectos civiles como penales, escribió la fiscal Oliveira. En principio, no se justifica el riesgo asumido por el Ministerio de Salud con esa contratación, a no ser para atender intereses divorciados del interés público.

Francisco Maximiano, empresario accionista de Precisa, debía presentarse el martes a dar testimonio en una comisión que investiga las omisiones del gobierno federal en la pandemia en el Senado, pero presentó una petición para postergar su testimonio, alegando estar en cuarentena tras haber llegado de viaje de India, según una nota de sus abogados. La semana pasada la comisión parlamentaria aprobó el levantamiento del secreto bancario y telefónico de Maximiano, en un intento reunir elementos sobre la compra de vacunas Bharat Biotech.

Anvisa aprobó con restricciones la importación de la vacuna Covaxin el 4 de junio, permitiendo apenas la llegada de 4 millones de dosis. En marzo la agencia había rechazado una solicitud para importar dosis de Covaxin, citando preocupaciones por la falta de información sobre la seguridad y documentación del inmunizante.