Apagón afecta a 337.000 clientes en Puerto Rico

Un apagón afectó a unos 337.000 clientes en Puerto Rico el miércoles por la noche, enfureciendo a muchos de ellos que sufrieron un apagón masivo que se registró en la isla hace apenas unos días....

Un apagón afectó a unos 337.000 clientes en Puerto Rico el miércoles por la noche, enfureciendo a muchos de ellos que sufrieron un apagón masivo que se registró en la isla hace apenas unos días.

Luma Energy, una compañía privada que se hizo cargo del sistema de transmisión y distribución de energía el 1 de junio, dijo que tres unidades quedaron fuera de servicio por motivos que de momento se desconocen. En un primer momento, la empresa dijo que unos 190.000 clientes se habían visto afectados, pero más tarde tuiteó que se había restablecido el suministro eléctrico a más de 252.700 clientes y que otros 84.000 seguían sin electricidad.

No hubo respuesta de varios voceros a los que se intentó contactar.

El apagón más reciente provocó una avalancha de quejas en las redes sociales mientras la molestia se propagaba entre los miles de clientes que tuvieron que tirar comida y medicamentos que requieren refrigeración, como la insulina, en los últimos días. Algunos también se quejaron de que los electrodomésticos se habían dañado debido a que sus luces se encendían y apagaban desde el apagón del jueves pasado, que dejó a unos 900.000 clientes sin electricidad.

El apagón registrado el miércoles se produjo horas después de que Luma alertó que los servicios se interrumpirían cada noche durante los próximos tres días debido al mantenimiento preprogramado en una planta y a las interrupciones en la generación de energía a cargo de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico. El apagón más reciente no está relacionado con las próximas interrupciones en el servicio, señaló Luma.

Es el problema más reciente que afecta a una compañía que ha sido objeto de escrutinio en medio de altas expectativas de que resolvería inmediatamente los problemas, a pesar de tener que depender en una infraestructura envejecida y de una red eléctrica frágil que no se ha reforzado desde que el huracán María arrasó con ella en 2017, dejando a algunos clientes sin electricidad hasta por un año.

Victoria Pérez, quien vive en la capital San Juan, dijo que la electricidad en su vecindario generalmente se va de dos a tres veces por semana, pero que los apagones han empeorado recientemente. Ella y su familia ya llevaban dos días sin electricidad cuando se registró el apagón del jueves, y añadió que han tenido que ajustar su presupuesto y comprar gasolina para que su generador siga funcionando.

En estos días ha estado prendido como si fuese María de nuevo, comentó. Todo el barrio suena ahora.

Los apagones han sido tan constantes últimamente que varios alcaldes han declarado estados de emergencia y entregado generadores y hielo a las personas más necesitadas. También han contratado equipos privados para restablecer el suministro eléctrico tras afirmar que Luma les informó que no contaba con las cuadrillas suficientes.

Horas antes del apagón el miércoles, Luma dijo que seguía investigando lo que había causado el gran incendio en una de las subestaciones principales que provocó el apagón del jueves, y añadió que la investigación no estará terminada hasta dentro de cuatro a seis semanas.

Luma es un consorcio formado por Atco, con sede en Calgary, Alberta, y Quanta Services Inc., de Houston. Presta servicio a unos 1,5 millones de clientes como parte de un contrato de 15 años con el gobierno de Puerto Rico, que sigue siendo el propietario y operador de los generadores de energía de la isla.