EEUU: Mujeres hispanas dejaron fuerza laboral en pandemia

tíos, abuelos y vecinos, dijo Xochitl Oseguera, vicepresidenta de MamásConPoder, una comunidad en español que es parte de MomsRising, una organización de base que trabaja para mejorar la seguridad...

tíos, abuelos y vecinos, dijo Xochitl Oseguera, vicepresidenta de MamásConPoder, una comunidad en español que es parte de MomsRising, una organización de base que trabaja para mejorar la seguridad económica de las mujeres.

Los hispanos fueron afectados desproporcionalmente por la pandemia. Tuvieron una tasa de mortalidad por COVID-19 que fue el doble de la de los blancos, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Sus tasas de vacunación son mucho más bajas también, por lo que mientras muchos estadounidenses sienten que han dejado atrás el coronavirus, la pandemia vive en comunidades latinas.

Oseguera trabaja con mujeres hispanas en diversas industrias y conoce de primera mano por qué muchas no han regresado a la fuerza laboral.

Temen regresar a trabajar y enfermarse, dijo Oseguera. Mi esperanza es que esos empleadores realmente reconsideren la forma en que hemos estado trabajando con los trabajadores esenciales, no solamente para tener un ambiente seguro, sino para que tengan acceso a licencia familiar pagada, licencia pagada por enfermedad, acceso a paga justa, para que podamos realmente recuperarnos del último año por no ser parte de la fuerza laboral.

Para Ciara Fernandez Faber, regresar a trabajar depende también del equilibrio que necesita para cuidar a su hijo pequeño. Fernandez Faber, que vive en Denver, dejó su trabajo como abogada cuando la escuela de su hijo cerró. Su esposo es médico y no podía quedarse en casa con el niño.

En mi experiencia, no importa cuál sea la profesión, parece haber afectado más a las mujeres hispanas. No sé si se debe a valores respecto al equilibrio trabajo-familia o asuntos de cuidado infantil. No lo sé , dijo.

__________

Los periodistas de la Associated Press Alexandra Olson en Nueva York y Chris Rugaber en Arlington, Virginia, contribuyeron.