Biden y Putin inician cumbre en medio de tensiones

cuando posaron con el presidente suizo Guy Parmelin, quien les dio la bienvenida a la cumbre.

cuando posaron con el presidente suizo Guy Parmelin, quien les dio la bienvenida a la cumbre.

Biden y Putin tenían programado reunirse durante cuatro o cinco horas para conversaciones sobre una amplia gama de temas.

Durante meses, ambos han intercambiado acusaciones duras. Biden ha acusado a Putin de avalar ciberataques, de conductas antidemocráticas al encarcelar al líder opositor y de interferir en las elecciones norteamericanas.

Putin, por su parte, ha contestado señalando al asalto del 6 de enero contra el Capitolio en Washington como prueba de que Estados Unidos no tiene derecho a dar lecciones a otros sobre normas democráticas, e insistiendo en que Rusia no ha interferido en ningunas elecciones, pese a que los servicios de inteligencia estadounidenses dicen lo contrario.

Poco antes de la cumbre, ambas partes trataron de atenuar las expectativas, aunque Biden dijo que sería un paso importante que Washington y Moscú puedan encontrar finalmente estabilidad y previsibilidad en su relación, un objetivo en apariencia modesto para un presidente que trata con quien considera uno de los rivales acérrimos del país.

Deberíamos decidir dónde está nuestro interés mutuo, en interés del mundo, cooperar y ver si podemos hacerlo, dijo Biden a reporteros a principios de semana. Y en las áreas en las que no estamos de acuerdo, aclarar cuáles son las líneas rojas.

El vocero de Putin, Dmitry Peskov, advirtió horas antes de la cumbre que ésta no será fácil y que es probable que no arroje avances. Los asuntos contemplados en su amplia agenda son en su mayoría problemáticos.

Tenemos muchas cuestiones que hemos dejado de lado durante mucho tiempo y que debemos analizar. Es por eso que el presidente Putin viene con una actitud de plantear preguntas de forma sincera y constructiva y tratar de hallar soluciones, apuntó Peskov.

Las condiciones en las que se celebrará la cumbre están meticulosamente coreografiadas y negociadas por ambas partes.

Biden fue el primero en sugerir la cumbre, durante una conversación telefónica en abril donde le informó a Putin que Estados Unidos iba a expulsar a varios diplomáticos rusos e imponer sanciones, en respuesta a la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y el hackeo de varias agencias federales.

___

El periodista de The Associated Press Daniel Kozin contribuyó a este despacho.