AP EXPLICA: La investigación de EEUU sobre origen del COVID

los científicos identificaron inicialmente el virus en febrero de 2003. Más tarde ese año, los científicos descubrieron el probable huésped intermediario: civetas himalayas vendidas en mercados d...

los científicos identificaron inicialmente el virus en febrero de 2003. Más tarde ese año, los científicos descubrieron el probable huésped intermediario: civetas himalayas vendidas en mercados de animales vivos en Guangdong, China, pero no fue sino hasta 2017 que los científicos rastrearon la fuente original probable del virus a cuevas de murciélagos en la provincia china de Yunan.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SABER EL ORIGEN?

Desde el punto de vista científico, los investigadores siempre están deseosos de entender mejor cómo evoluciona una enfermedad. Desde la perspectiva de la salud pública, si un virus pasa a ser diseminado mayormente por contactos entre humanos, descubrir sus orígenes no es esencial para las estrategias que buscan contener la enfermedad.

Las cuestiones de orígenes y las cuestiones de control de enfermedades no son las mismas una vez que la transmisión de humano a humano se ha vuelto común, dijo Deborah Seligsohn, experta en ambiente y salud pública en la Universidad Villanova.

Los republicanos han presionado a que haya más investigaciones sobre un posible escape de laboratorio como parte de una campaña más amplia que busca culpar a China y vindicar el manejo de la pandemia por parte de Trump. Casi 600.000 personas han muerto en Estados Unidos por el COVID-19, el mayor saldo fatal en el mundo.

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE 90 DíAS?

Muchos científicos advierten que es improbable que una investigación de 90 días arroje respuestas definitivas.

Raramente descubrimos una ˜pistola humeante™, dijo Stephen Morse, experto en enfermedades infecciosas en la Universidad de Columbia. Incluso en las mejores circunstancias, raramente recibimos certidumbre, solamente grados de probabilidad.

Cualquier conclusión será explosiva políticamente, sobre todo si sale a la luz evidencia nueva que apoye o descarte transferencia zoonótica o un escape de laboratorio. Y de no alcanzar conclusiones definitivas, el resultado más probable tras 90 días pudiera dar argumentos, tanto a partidarios como oponentes de Trump por igual, además de envalentonar a los promotores de las teorías de conspiración.

Mientras tanto, expertos como Huang sospechan que China simplemente pudiera encerrarse más, lo que añadiría otra complicación a las relaciones internacionales ya tensas. Esto probablemente hará más difícil extraer concesiones de China para que permita que otro equipo visite Wuhan o tenga acceso irrestricto allí, dijo.