Ola de contagios presiona a cementerios de Uruguay

es Salto, que modificó una vieja normativa del siglo XIX que obliga a enterrar en tierra a los fallecidos por enfermedades infecto contagiosas. La cantidad de muertos de los últimos meses hizo cambi...

es Salto, que modificó una vieja normativa del siglo XIX que obliga a enterrar en tierra a los fallecidos por enfermedades infecto contagiosas. La cantidad de muertos de los últimos meses hizo cambiar la normativa.

En Paysandú, a 300 kilómetros de Montevideo, la situación es de espera. También estudian modificar una vieja normativa muy similar para dar la oportunidad a los familiares.

Estamos mirando con cautela porque debemos habilitar otra zona y vamos a empezar a tener problemas. Por eso ya estamos haciendo las consultas con el ministerio para que se nos permita tener un sistema de entierro distinto en nicho y otras modalidades. Apelamos a que esto termine pronto porque vamos a tener complejidades, explicó Nicolás Olivera, intendente de Paysandú, a la AP.

Rivera es uno de los departamentos que ha sido más golpeado por el coronavirus por su estrecha cercanía social y comercial con Brasil. El pico de estrés en los cementerios municipales ocurrió dos meses atrás, explicó Giovani Conti, director de Promoción Social de Rivera, a la AP.

Fue uno de los temas que se planteó al inicio de la pandemia, cuando todo era desconocido. Entonces fuimos generando espacio, construimos nichos y tubularios. Después fluyó, señaló Conti.

Uno de los motivos por los que la presión cesó fue porque Rivera cerró sus comercios y sus autoridades insistieron en que la población permaneciera en casa. Además, inició una de las campañas de vacunación más rápidas del país. Casi el 45% de su población está vacunada con dos dosis.

La ola multiplicó las 70 a 80 muertes habituales a más del doble. Fuimos los primeros en infectarse y ahora estamos siendo los primeros en recuperarnos. Está jugando mucho la vacunación, opinó Conti.

En Uruguay, una tercera parte de su población tiene las dos dosis. La herramienta farmacológica es la principal apuesta del gobierno uruguayo. Otra prueba de fuego que tiene por delante el país es el invierno que comienza en unos días.

Tenemos dos picos históricamente altos de inhumaciones: diciembre, enero y julio y agosto por el calor y las emociones de los adultos mayores y los virus con las enfermedades respiratorias virales tradicionales de invierno, dice Rodríguez poco antes de ir a otro cementerio que no es el suyo para enterrar a su suegro en medio de una pandemia con una sobre muerte a la que Uruguay no estaba acostumbrado.