Playa El Zonte, la capital del Bitcoin en El Salvador

En El Zonte, una playa salvadoreña popular entre los surfistas por sus furiosas olas, una organización no gubernamental con el respaldo financiero de un donante anónimo ha fomentado el uso de cript...

En El Zonte, una playa salvadoreña popular entre los surfistas por sus furiosas olas, una organización no gubernamental con el respaldo financiero de un donante anónimo ha fomentado el uso de criptomonedas como una alternativa para aliviar la pobreza que golpea con fuerza a sus habitantes.

Unas 500 familias de pescadores y campesinos, que nunca han tenido acceso a una cuenta en un banco ni mucho menos a las transacciones electrónicas, se han convertido en pequeños inversionistas rurales y expertos en el uso del Bitcoin.

Santos Hilario Gálvez, un humilde obrero de la construcción, camina hasta la tienda, pide un refresco y varios churros para compartir con sus amigos. Pero no busca la billetera en sus bolsillos, simplemente toma su celular y parga la compra.

María del Carmen Avilés, de 50 años y propietaria de la tienda, explicó a The Associated Press que cuando llega un cliente le pregunto si va a pagar con la aplicación o en efectivo. La mayoría paga con la aplicación Bitcoin Beach, yo lo busco en mi celular para poder cobrar. El trámite no dura más de dos minutos.

Esto es más fácil que pagar con billetes, yo puedo comprar desde mi casa, hago la transacción con la aplicación... y sólo vengo a recoger lo que necesito, agregó Gálvez.

Avilés sostuvo que la gente suele preguntarle sobre el riesgo de usar criptomonedas. Yo les digo que he ganado, pero también he perdido. Cuando el Bitcoin llegó a 60.000 dólares gané y compré esta cámara refrigerada para la tienda, pero después bajó y también he perdido.

Según Román Martínez, uno de los pioneros en el uso de criptomonedas en este rincón turístico, El Zonte es la capital de bitcoin en El Salvador, un esfuerzo que arrancó gracias a un donante anónimo estadounidense que se enteró de los proyectos de ayuda a la comunidad de la organización no gubernamental Hope House y decidió ser el patrocinador principal a través de Michael Peterson, otro estadounidense que vive en El Zonte.

Esta semana la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó una ley que convierte al país en el primero en adoptar al Bitcoin como moneda de curso legal.

El tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el la criptomoneda lo establecerá el mercado y todos los precios podrán expresarse en Bitcoin, aunque para efectos contables el dólar continuará siendo la divisa de referencia.

El Zonte está ubicado a 43 kilómetros al suroeste de la capital. Su comunidad está integrada por pescadores y campesinos que, explicó Martínez, no tenían acceso a cuentas bancarias y en consecuencia tampoco a créditos. "Ahora son pequeños inversionistas a los que la Bitcoin les ha cambiado la vida.

El proyecto comenzó en 2019 pero ganó adeptos con la pandemia del nuevo coronavirus. Nuestro donador hizo tres entregas de 40 dólares, convertidos en Bitcoin, para cada una de las 500 familias de la comunidad y se las capacitó para el uso de la aplicación. Ahora es algo normal comprar con el Bitcoin, dijo Martínez.